La Asignación Universal llega cada vez a más personas

Durante la apertura de sesiones en el Congreso Nacional, realizada el pasado 1 de marzo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la extensión de la Asignación Universal por Hijo (AUH) a las embarazadas. En ese momento, el recinto estalló en aplausos de aprobación provenientes de las bancas y las galerías. La medida fue muy bien recibida tanto por oficialistas como por sectores opositores al gobierno, porque con esta ampliación la AUH se consolida y llega cada vez a más personas.

Para acceder al nuevo programa, denominado formalmente como Asignación por Embarazo para Protección Social, las mujeres tienen que cumplir con los mismos requisitos que se exigen para la AUH: encontrarse desocupadas, trabajar en la economía informal o en el servicio doméstico con un salario igual o menor al mínimo vital y móvil, o ser monotributistas sociales. Pero además, como uno de los objetivos es seguir trabajando para reducir la mortalidad materno-infantil, las embarazadas deberán inscribirse en el Plan Nacer del Ministerio de Salud. “Vamos a seguir apostando a la vida”, remarcó Cristina Fernández de Kirchner en su discurso con la intención de dejar en claro que esto no es sólo una cobertura económica sino que es fundamentalmente una política social que aspira a mejorar la calidad de vida de las madres y sus bebes. Es por esta razón que para poder cobrar el beneficio hasta el final las mujeres tendrán que cumplir obligatoriamente con cinco controles completos, examen odontológico, análisis de sangre y orina, dos dosis de vacuna doble y una de vacuna doble viral luego del parto y dos ecografías.

Los datos referidos al impacto de la AUH son contundentes: llega a 1.927.310 familias que reciben $ 220 por hijo y $ 880 por hijo con discapacidad. Con esto se reduce en un 30 % la tasa de pobreza y en un 68 % la de indigencia en todo el país. Y ahora con la extensión a embarazadas se sumarán alrededor de 180 mil mujeres a través de una inversión anual de 240 millones de pesos.

Los datos arriba mencionados ponen en evidencia la importancia de esta política social: ayuda a familias enteras a salir de la pobreza y la indigencia, multiplica la escolarización de niños y adolescentes y cuida la salud de las madres y sus hijos. Estos logros la convierten en uno de los pilares del modelo de crecimiento con inclusión social que viene llevando adelante el Gobierno de Cristina Kirchner. Seguir profundizando la AUH y fortalecerla en el tiempo es uno de los desafíos principales para todos los que consideramos que la política es una herramienta para transformar la realidad y construir un futuro mejor.

WALTER JOSE ABARCA

SUBSECRETARIO DE RELACIONES INSTITUCIONALES

DE LA JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS