El mejor

Un maestro budista viajaba a pie con sus discípulos, cuando se dio cuenta de que discutían entre ellos quien era el mejor.

 

– Practico la meditación desde hace quince años – decía uno.

 

– Hago caridad desde que salí de la casa de mis padres – decía otro.

 

– Siempre he seguido las enseñanzas de Buda – decía un tercero.

 

Al mediodía, pasaron debajo de un manzano para descansar.

 

Las ramas estaban cargadas, y llegaban al suelo con el peso de las frutas.

 

Entonces el maestro habló:

 

– Cuando un árbol está cargado de fruta, sus ramas se doblan y tocan el suelo. Así, el verdadero sabio es aquel que es humilde.

 

«Cuando un árbol no tiene frutos, sus ramas son arrogantes y altivas. Así, el loco siempre se cree mejor que el prójimo.»

~ Paulo Coelho ~