Agradecimiento

El día jueves 1 de marzo cerca de las 9 am nuestro viejito y querido perro se escapó de casa, hace recién 3 meses que volvimos luego de 45 años a vivir a Saladillo. Él por lo tanto no conoce aún el bario y menos la ciudad. Las horas pasaban y la ausencia de Mirko nos desesperaba, está medicado por problemas renales y tiene 17 años, además que está gordito y apenas puede caminar.

Por suerte y gracias a Dios, una jóven estudiante de una localidad del interior se cruzó con nuestro hijo perruno, le convido una empanada y lo mimó, luego vió el número del collar y decidió llamarnos a las 22 hs, Mirko según lo que nos cuenta ella no paraba de llorar.

Queremos agradecer de forma pública, ya que no aceptó una remuneración económica.

Gestos como éstos son lo que valen la pena, para nosotros Mirko es un hijo, y la tranquilidad de tenerlo en casa sano y salvo nos alegra el alma. Que bueno que en Saladillo sigan pasando éstas cosas!

GRACIAS GUADALUPE CASCALLARES!

Carmela Acosta, Oscar Roberto Flores y Mirko