Líder ejemplar

 

 

La cualidad del liderazgo consiste en no deslumbrarse con un proyecto personal que pueda surgir en el camino, por muy halagador que pueda ser, porque cuando los intereses particulares priman sobre el proyecto de la comunidad y la escucha profunda, entonces  el liderazgo se convierte en manipulación opresora.

Según Pablo D’Ors existe un triple movimiento que convierte a una persona en humanamente ejemplar: escuchar su conciencia, obedecerla haciendo lo que escucha y hacer de esa obediencia un estilo de vida.

 

Dice: «Quien siempre obedece lo que le dicta su yo más íntimo, nunca se equivoca. Obedecemos en la medida que escuchamos y escuchamos en la medida que vencemos nuestro ego».

 

Todo lo que hacemos revela quiénes somos y qué queremos ser en la vida. La gente necesita líderes, necesita ver en nosotros signos de amor.

 

El verdadero liderazgo, para no volverse autocomplaciente y corrupto, se nutre de la savia de la escucha que lleva a atender las necesidades propias y de la comunidad.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María