Testigos de la verdad

 

La vida de quienes pretender vivir en la verdad, de quienes quieren ser ellos mismos, sin dobleces, es un verdadero reproche para quienes están tan llenos de máscaras que hasta se engañan a sí mismos. Eterna historia entre lo oculto y lo iluminado.

 

El que vive en la luz molesta, siempre molesta; no se le entiende, delira, “está loco”. La verdad pone en evidencia a quien se esconde con distintos “trajes” porque saca a la luz las oscuridades y pone al descubierto las mentiras.

 

La sinceridad, la transparencia en el actuar debe ser una consecuencia de búsqueda desinteresada de vivir contemplando y escuchando la verdad.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María