Ser libres

 

La verdad nos hace libres. La verdad surge de lo que hemos podido desarrollar de humanidad en nosotros. La verdad nos conduce irremediablemente al amor, pero a su vez no es verdadero amor si no emerge de la verdad, sería puro egoísmo camuflado.

 

La verdad es antagónica al miedo. El miedo nos encierra en la duda constante sobre qué dirán acerca de nuestros pensamientos y comportamientos. Vivir la verdad es ser quienes somos. Ese es el camino a la libertad. Todo lo demás nos convierte en esclavos.

 

En el transcurso del caminar vamos comprendiendo que no son los otros los que nos encadenan, nos esclavizan sino que son nuestras ambiciones desmedidas, nuestra ira, nuestra arrogancia las que verdaderamente nos tienen sometidos. Sólo nuestra verdad nos hace libres.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María