La vivencia es única

 

Nadie puede hacer nada grande y hermoso si no descubre dentro de sí algún tesoro escondido. En lo más profundo de nuestro ser se encuentra un tesoro de paz, alegría y felicidad que, apenas con un pequeño atisbo de su realidad genera una fuente de confianza en la vida y de entrega generosa.

 

Es lógico que quienes sólo ven la superficie no entiendan, y que ese lenguaje les parezca raro y delirante y es que las experiencias internas no son fáciles de transmitir, no existen palabras adecuadas para poder plasmarlas.

 

No nos cansemos de buscar en nuestro interior esa fuente y no dejemos de saciar nuestra sed en sus aguas. La experiencia tiene que ser personal porque cada vivencia es única. ¿Quieren saber? Vayan y vean.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María