El Saladillo Rugby Club pide colaboración a la sociedad para la difusión del deporte


El motivo de este mail es sumar su apoyo a este deporte y a la institución que lo difunde en nuestra ciudad, y en lo posible en cada ciudad donde la pelota ovalada llegue.
El Saladillo Rugby Club es una asociación civil sin fines de lucro que difunde, enseña y practica el rugby y toda su mística y cultura.
El principal objetivo de esta institución es formar personas de bien, por intermedio del rugby, ya que cada uno de los integrantes de esta institución estamos convencidos de los valores de este deporte, en cuanto al compañerismo, al respeto hacia el prójimo, al sacrificio, al compromiso y lealtad. Intentamos difundir estos valores a cada lugar donde llegamos, tratando que nuestra juventud se acerque al deporte y disfrute no solo del juego si no del ambiente de familia y amigos que compartimos en el club.
En breves palabras trataré de compartir con ustedes lo que el rugby me ha enseñado no solo en la cancha si no en la vida: El rugby me enseño que se puede jugar siendo gordo. Que hay un lugar para cada uno y que debemos luchar hasta encontrarlo. También me enseño que todos podemos enamorarnos del deporte, que todos podemos entrenar, ir al gimnasio, potenciarse, jugar y ganar sin importar el peso, la altura, la velocidad, sin importar nada.
También me hizo ver que en determinados momentos hay que agachar la cabeza, concentrar toda la fuerza e ir para adelante en todo momento, sin importar si vamos ganando o perdiendo, pero siempre ir para adelante aunque no sepamos las consecuencias de nuestra decisión.
Me enseño que el juego termina cuando suena el silbato, que se debe abrazar al rival y disfrutar del tercer tiempo de reconciliación con los jugadores del equipo contrario después de haber estado batallando dentro de la cancha, sin importar el resultado.
Me hizo saber que el árbitro es sagrado, y que, a pesar del entusiasmo del juego, las reglas deben ser cumplidas y que las decisiones del referee, independientemente de su pequeño tamaño, deben ser inapelables e indiscutibles.
Me mostró que la espalda ardiendo bajo la ducha significa haber dejado todo en la cancha, que se debe disfrutar del sacrificio hecho y que jugar y dejar todo en la cancha ya es ganar.
Me hizo comprender que no importa ganar ni perder sino jugar, jugar mucho y divertirse. Que jugando se aprende de los errores, se modifican las estrategias, aumenta la autoestima e indefectiblemente se gana más de lo que se pierde, en este y en otros campos de la vida.
Me mostró que cuando mas entreno, mas me sacrifico, mas me divierto. Que cuando uno ama lo que hace mas difícil es fracasar.
Me enseño que cuando uno deja todo disfruta ganando o perdiendo.
Lo único que les pedimos a todos es que nos ayuden a difundir todo esto, intentaremos llegar con las escuelas barriales a todos los lugares posibles.
Demostraremos que el rugby es para todos.

La Unión de Rugby del Oeste a la cual nosotros pertenecemos esta impulsando esta rifa para todos los clubes de la región.
Lo recaudado se destinara a la difusión del rugby en todos los ámbitos posibles.
Colaboren y compartan esta pasión.
Comisión directiva Saladillo Rugby Club