Ser en verdad

 

El pensamiento crítico es repudiado por las estructuras sociales, políticas o religiosas, más bien buscan acallarlo. Hay personas que con su manera de pensar y de actuar ponen de manifiesto la incoherencia y falsedad en la que viven otros tantos y de la cual no quieren hacerse cargo.

 

Cuando la verdad pone de manifiesto la mentira de otros lo más usual es que se intente ocultar, disfrazar, rebatir con argumentos falaces o destruir con mentiras la reputación de quien los fastidia con sus actos.

 

Los que viven sólo en la superficie usando de disfraces y con distintas máscaras y no tienen intenciones de salir de ese lugar suelen fastidiarse cuando comprueban que hay personas que se atreven a ser ellos mismos y admitir con la misma sencillez y humildad las limitaciones, las fragilidades y las fortalezas de su vida.

 

Se necesita coraje para actuar y hablar con la verdad frente a la hostilidad y el desdén. Se necesita valentía para enfrentar estructuras y tradiciones enquistadas. Pensar críticamente es lo más saludable. Para ello hay que saber tomar distancia y beber de una fuente diferente, que procure criterios saludables.Coraje y valentía son consecuencia de vivir en la verdad.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María