Darío García: “Las facturas en nuestras casas son impagables”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

García, quien ocupó la 17° banca otorgada a un representante de la ciudadanía, expresó: “quiero agradecer en primer término a todos los vecinos de Saladillo porque estoy convencido de que ellos generaron esta posibilidad”.

“Sentimos que tuvimos que salir a la calle para que la conjunción política se despertara ante estos temas. Celebramos poder estar aquí a pesar de que la causa es triste. No estamos en contra de nadie, estamos a favor de todos nosotros y de mucha gente que la está pasando mal”, agregó.

Con respecto al uso de la 17° banca indicó que recibió apoyo e indicaciones de muchos sectores y personas, por lo cual agradeció esa ayuda.

“Hemos planteado dos escenarios, uno en nuestras casas donde las facturas son impagables, yo tomé mis facturas, primero aprendí a leerlas y establecí que estoy pagando 4,21 veces más caros, un 321% más”, expuso al tener la palabra y repartió sus facturas con los respectivos cálculos a todos los concejales.

En referencia a la Tarifa Social, explicó que el máximo de 150 kilovatios fue establecido en el año 2001 señaló: “No se puede creer que hace 17 años que estos valores no se actualicen, en 2001 no teníamos ni la misma cantidad de electrodomésticos en nuestras casas ni el mismo consumo de estos electrodomésticos”.

“En el siglo pasado había un toma corriente en la pared por habitación, ahora no nos dan las paredes para poner cosas, vivimos de la electricidad, ¿es pecado? ¿Está mal?, si somos una sociedad tecnología, ¿podríamos estar dos días sin celular, sin computadora o luz eléctrica?”, continuó.

“Hay que frenar los ajustes abusivos de Provincia y Nación. No queremos que parezca que los vecinos queremos las cosas gratis, no se trata de gratuidad se trata de accesibilidad para todos y a eso no se llega estableciendo tarifas sociales por excepción sino consagrando tarifas accesibles en general”, completó.

“Para cerrar simplemente quiero agradecer a todos los vecinos que depositaron en mí una confianza que sigo dudando de que la merezco y termino pidiendo que no nos defrauden, no somos objetos, somos sujetos de derechos, acompañen el reclamo junto a la gente, somos un pueblo de trabajo”, cerró.