Vivir el presente

 

Calcular es vivir para el futuro; derrochar, en cambio, vivir completamente el presente. Nuestros cálculos sólo reflejan nuestro miedo a la vida, nuestra desconfianza en el futuro. Nuestro derroche, por el contrario, nuestra confianza en que cada instante lo merece todo.

 

Es muy importante conocer y disfrutar de la alegría de cada momento vivido y buscar la felicidad de aquellos que nos rodean. Es muy importante darnos cuenta de todas las bendiciones que tenemos que agradecer a diario. Esa es  la alegría que nos proporciona la energía y sencillez que necesitamos para sobrellevar las cargas de la vida.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María