Razón de vivir

 

Lo peor que nos puede pasar es olvidar que nuestra vida tiene varios niveles. Porque podemos quedarnos estancados en su nivel más superficial. El dinero, los bienes, la apariencia, el prestigio, son cosas que nos dejan en la superficie. Es verdaderamente una gran pena que una vida humana, que es tan sagrada y tan valiosa, se quede en ese nivel.

 

Quizás te justifiques diciendo que tienes que luchar por sobrevivir. Pero piensa en muchas personas muy pobres, que consiguen con dificulta, el pan de cada día, y sin embargo pueden tener razones profundas para vivir, mientras los que tienen mucho más que eso, a veces, no tienen motivaciones importantes o trascendentales. Sólo les interesa mantener una situación económica, un status social y algunos placeres sensibles. O quizás, viven obsesionados por la salud y por los productos que puedan asegurarles cierto bienestar. Pero la vida humana tiene otros niveles mucho más valiosos, tiene profundidades que vale la pena explorar, y que muchas veces se quedan tristemente atrofiadas.

 

Nadie puede pretender tener vacaciones permanentes, y además sería muy aburrido y se morirían muchas cosas preciosas de tu ser. Lo que importa es vivir a pleno todas las dimensiones de la vida, también esas posibilidades más densas donde uno llega a través del trabajo, el cansancio, las renuncias, la reflexión serena.

 

¿Por qué no te detienes a pensar cuáles son tus razones más valiosas para vivir? Pregúntate qué estás buscando en la vida ¿No valdrá la pena encontrar otras razones?

VMF