Marcelo Tomatti: en los tres años nunca salimos a plantear chicanas

Marcelo Tomatti

El Secretario de Hacienda de la municipalidad de Saladillo Marcelo Tomatti dijo que la decisión de abandonar el cargo es muy personal y se debe a que no está al cien por ciento, “me pesa el compromiso que asumí con José Luis, decidí acompañarlo solo un año y me quede hasta hoy, decirle que no a una persona como él era muy difícil”.
Dijo que su vida social también se veía modificada por el trabajo y que para colmo algunos negocios de más de 40 años de su familia se vieron alterados por algunas chicanas políticas de grupos minúsculos, “Yo ya no soy Chelo Tomatti solo. Durante este año se han dado dos o tres circunstancias en las que mi familia o los comercios que mis padres han logrado tener con 40 años de sacrificio terminan siendo involucrados por un sector muy minúsculo de la política que la verdad la comparto. Hace tres años que estamos en el cargo y jamás nos metimos en el barro, nunca salimos a plantear chicanas… no quiero exponer ni a la gestión ni a mi familia por esta gente que ojalá nunca gobiernen Saladillo”.
Dijo que se lleva una experiencia increíble con alrededor de 50 personas a cargo con objetivos centrales como recomponer el salario municipal, recomponer el área de personal del municipio y el control del gasto del municipio, “a pesar de todo logramos un equilibrio en todo el año”.
Destacó el enorme ahorro que significó el recambio de las luminarias con una inversión nacional y local de más de 13 millones de pesos.
Dijo que el municipio desarrolló muchas obras e invirtió mucho en asistencia social para la gente más necesitada aunque lo que preveían era que la gente pudiera salir de su situación sin ayuda, hecho que no se pudo lograr, “mejoramos la calidad de la situación social de las personas y las instituciones”.
Se refirió a la continuidad de Gustavo Ramundo, quien ocupará ese cargo desde el 1º de enero, como un hombre muy capacitado para la gestión quien ya venía trabajando con él y dijo que está muy capacitado para seguir trabajando como hasta ahora, “su continuidad me tranquiliza, está preparado para todo porque hay un gran equipo de gestión detrás también”.
Aseguró que hay gente que trabaja hace 30 años y nunca se había capacitado, y en esta gestión se hizo, “no hay lugares imposibles para nadie, cualquiera puede asumir los temas de interés siempre y cuando se lo tome con seriedad y lo estudie”.
Dijo que el año 2018 fue muy difícil pero que Saladillo tarda más en detenerse y menos tiempo en recuperarse, tenemos gran capacidad de despegue y ciudadanos emprendedores y con mucho empuje.
El verano será todavía complicado pero en marzo o abril debería de comenzar una recuperación con un repunte de la actividad.
Dijo irse feliz por lo conseguido.