Aumento de tasas: despacho de Unidad Ciudadana

dav

Luego de la Asamblea de Concejales y Mayores contribuyentes, el bloque opositor, entregó por Secretaría un dictamen de minoría que sintetiza el rechazo al aumento de tasas y fondos especiales:

Despacho por la minoría de la Ordenanza de modificación impositiva vigente

Visto los Expedientes 453/2018 y 456/2018 iniciados por el Departamento Ejecutivo a efectos de elevar al Honorable Consejo Deliberante los proyectos de Ordenanzas para la readecuación de la Contribuciones Especiales destinadas a financiar los Fondos de Financiamiento del Centro Regional Universitario Saladillo, de Obras Públicas y de Obras Públicas Rural y Equipamiento y el proyecto de Ordenanza Impositiva para el ejercicio 2019, establecemos lo siguiente:

  1. Consideraciones Preliminares:
  1. Inflación.

Respecto de este punto debemos recalcar que las políticas implementadas por el gobierno nacional no han tenido el resultado esperado en cuanto a lograr bajar la tasa efectiva del aumento sostenido de precios. Es decir, tanto las políticas monetarias y fiscales – muy tradicionales por cierto – como las de regulación del comercio interior y exterior no consiguen alcanzar un índice de inflación que se acerque a las propias estimaciones oficiales, sean estas, las metas inflacionarias del BCRA o la tasa de inflación prevista en el presupuesto nacional. En este sentido cabe indicar que la meta de inflación para el presente año 2018 establecida oportunamente por el BCRA fue de un 15%, mientras que el índice utilizado por el Ministerio de Hacienda en la elaboración del presupuesto vigente fue de un 15,7%. Por lo tanto, si tenemos en cuenta que al mes de noviembre de 2018 la inflación medida por el INDEC llegó al 43,9%, la conclusión anterior no está para nada alejada de la realidad.

Ahora bien, no podemos dejar de señalar que este índice de inflación aumenta cuando se mide en el decil 1 (10% de personas con menos ingresos) para quienes la inflación al mes de octubre fue de 43,8%[1], mientras que el índice general fue de 38,1%, es decir que para las personas con menores ingresos el aumento sostenido de precios – en alimentos sobretodo – produce mayores daños que en el resto de la población. Los rubros que tienen mayores aumentos de precios son, alimentos (ya citado) bebidas, y medicamentos, entre otros, bienes que conforman la canasta básica de las familias de menores recursos.

Obviamente dentro de las personas de menores ingresos encontramos a la mayoría de los jubilados, quienes percibirán $9.309 durante el primer periodo del próximo año 2019, junto con pensionados, veteranos de Malvinas y personas que perciben asignaciones y salario mínimo vital y móvil. También tenemos a los empleados municipales de Saladillo, con un haber de $ 8.070,44. Por lo que, sabiendo que las paritarias en general han cerrado con porcentajes que promedian un 20 y 23 por ciento, cualquier incremento de contribuciones, tasas y derechos municipales que supere el 25 % atenta significativamente contra el poder adquisitivo de la sociedad.

Recordamos por otra parte que una vez más se generan cálculos y estimaciones para la toma de decisiones en este sentido contrarias a las previstas por el gobierno nacional, que estima una tasa inflacionaria para el próximo año de aproximadamente el 23 %.

  • Tarifas

El contexto en el rubro de las tarifas de los servicios públicos no ha variado respecto del año anterior, es más, se agravó considerablemente con medidas que profundizan el “tarifazo”, continúan los aumentos para el año 2019, en el caso del gas se iniciaría el año con un aumento del 15 % y para la electricidad un 30 % a partir de enero, siendo el acumulado de aumento en gas y luz desde febrero de 2016 a la fecha de 1300 y 1500 por ciento aproximadamente. Es decir, los asalariados/as de niveles bajos y medios, los jubilado/as, los pensionados/as, los veteranos de Malvinas y quienes cobren asignaciones tendrán, indudablemente, cada vez menos capacidad de compra ya sea, tanto porque se le recortan sus ingresos, como porque deben destinar año a año una porción mayor de los mismos para acceder a bienes y servicios indispensables.

Cabe destacar que por ejemplo respecto del Alumbrado Público se prevé un aumento del 59 %, aspecto que refleja la preocupación del municipio en cuanto a los recursos que necesitara para afrontar este gasto, pero contradictorio en relación con el oportuno anuncio del ahorro de energía dada la colocación de lámparas LED en la vía pública.

  • Empleo

A lo descripto anteriormente, debemos agregarle la gran cantidad de personas que han perdido o ven amenazados sus puestos de trabajo, tanto del ámbito público como privado. Sabemos del reciente cierre de fabricas y comercios en nuestra localidad, que se unen y van en consonancia con lo que sucede a nivel nacional.

Desde la asunción de Mauricio Macri como presidente en 2015, la industria manufacturera perdió 100.000 puestos de trabajo. De esta forma, el sector atraviesa el peor momento de los últimos 20 años en materia de empleo.

En ese sentido, el Estimador Mensual Industrial (EMI) que mide el INDEC marcó una baja del 11,5% interanual en octubre y un deterioro de las expectativas de los empresarios en lo que respecta al empleo y el volumen de ventas que esperan para los próximos meses. Además, la ociosidad también reflejó un incremento[2].

Estos factores indican un ámbito poco propicio para continuar arruinando el poder de compra de la gente con aumentos como los que se proponen en los expedientes citados.

  1. Consideraciones Particulares.

Por lo expuesto, consideramos excesivo el aumento propuesto por el Departamento Ejecutivo, para las contribuciones, tasas y derechos del próximo año y existen dos razones contundentes que permiten concluir que es posible establecer una adecuación menor a la propuesta, ellas son: un presupuesto proyectado con superávit primario y un cálculo basado en supuestos inflacionarios que no se corresponden a la realidad salarial de los trabajadores.

  1. Superávit primario.

El proyecto de presupuesto para el próximo ejercicio prevé una cuenta de ahorro, inversión y financiamiento con un resultado corriente de $ 35.929.289,71 esto significa que con los recursos corrientes estimados se logra financiar la totalidad de los gastos corrientes, es decir aquellos gastos inherentes al funcionamiento del municipio y a su vez se obtiene un ahorro que representa un 20% sobre el total de ingresos no tributarios que se prevén recaudar. Aquí es importante destacar que el año pasado este ahorro significaba solo un 4% de los ingresos no tributarios, es decir que con el presente aumento se le recarga sobre la espalda de los contribuyentes saladillenses un mayor financiamiento de la cuenta ahorro, inversión y financiamiento. Por ello cabe la pregunta: ¿Por recibir menores recursos de provincia y nación, se impone una mayor carga impositiva sobre el vecino de Saladillo?

Teniendo en cuenta este aspecto es posible concluir que si al aumento promedio proyectado es del 32,60%  para el conjunto de las contribuciones, tasas y derechos, porcentaje de aumento promedio proyectado que aumenta en más de un 39% si solo se toman en cuenta las tasas, se le quitan los catorce puntos, por lo que el promedio de readecuación disminuiría a un 25% para el caso de las tasas, no se estaría atentando contra el equilibrio financiero proyectado., más aún la cuenta ahorro, inversión y financiamiento arrojaría un superávit del 6% de los ingresos no tributarios, por cierto relación más acorde a la del año pasado (4%).

  • Paritarias.

La megadevaluación y la inflación récord de 2018 obligaron a los sindicalistas a desechar el techo de 15% deseado por el Gobierno nacional a principio de año y a ejecutar las cláusulas gatillo para reabrir las paritarias. Sin embargo, luego de firmar los acuerdos complementarios, la mayoría de los gremios quedaron por debajo de los principales indicadores de alza de precios. Solo un puñado de organizaciones logró aumentos salariales por encima del costo de vida que miden el INDEC y los consultores privados[3].

En este orden de cosas el gobierno nacional ya manifestó que para el año entrante la pauta de aumento salarial será del 23%, pauta que servirá de inicio para todas las negociaciones salariales, aunque al gobierno, en su esfuerzo por licuar cada vez más el salario argentino, le costará demasiado poder hacer cumplir si no logra domar la inflación 2019.

En síntesis, teniendo en cuenta los factores analizados, puede concluirse que la readecuación de las contribuciones, tasas y derechos debería ajustarse a la par de un promedio del salario aprobado en paritarias, que se estima en un 25%, lo que resultaría totalmente razonable a la luz del contexto económico y social actual, sin afectar el normal financiamiento de los bienes y servicios provistos por el estado municipal.

Es necesario remarcar que la postura del Bloque de Unidad Ciudadana está alejada de cualquier decisión o acción política tendiente a desfinanciar el Estado Municipal, sí entendemos que en épocas de crisis es el estado quien debe realizar el esfuerzo, y no la población para sobrellevar la situación de apremio y el costo devenido de las políticas económicas implementadas.BLOQUE DE CONCEJALES DE UNIDAD CIUDADANA


[1] Según el IET -UMET

[2] El Destape Web – Nota 12.11.2018

[3] Sebastian D. Penelli. Ambito Financiero. 17.12.2018