Curados

Existen personas que tiranizan, que someten, que pretenden que todos actúen como ellos piensan, son personas que hacen daño a quienes los rodean. También existen personas que “sanan” porque son comprensivas, porque son capaces de aceptar y respetar las diferencias.

Hay personas que se envanecen por todas las cosas que le salen bien, por los éxitos que tienen pero son incapaces de agradecer que la vida les regaló dones que otros no tienen y que, por la ley de compensación, es prioritario compartirlos. Les encanta que los aplaudan, admiren y adulen. Otras agradecen que la vida les permita ser “puentes” para ayudar a otros y no les gustan los alardes.

Existen personas que viven en la superficie y gustan de lo superfluo, que creen todos los engaños que su mente les presenta, viven en el ruido y no toleran la soledad y el silencio. Existen personas que, por el contrario, buscan la soledad y el silencio para encontrarse con su “verdad”, no quieren dejarse engañar y esclavizar con las sugestiones de la mente, prefieren admitir sus limitaciones, sus debilidades, sus imperfecciones, eligen transitar un camino hacia adentro para liberarse de sus esclavitudes y aceptarse como en realidad son. Existen personas que buscan ser “curadas”. Existen personas que eligen ser ellas mismas. Existen personas que eligen ser felices de verdad.

Graciela Goñi
Acompañante Espiritual
Centro de Espiritualidad Santa María