En Ushuaia con la familia Morbiducci- Bellesi y Eugenia Zanazzi

«Después de 35 años me volví a encontrar en Ushuaia  con los saladillenses Eduardo Morbiducci y Stella Maris Bellesi esta vez acompañado por mi hija lucia. También nos encontramos con «Euge» Zanazzi otra saladillense radicada en la capital fueguina a ambos le obsequiamos un mate con el escudo de Saladillo» Carlos Antonio Gorosito.

«En octubre de 1984  visite la  Provincia de Tierra del Fuego su Capital Ushuaia, y  las ciudades de Río Grande y Tolhuin que son las únicas tres que forman parte de nuestra provincia más austral.  Ushuaia capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur fue fundada el 12 de octubre de 1884 por Augusto Lasserre en el Fuerte Ushuaia sobre el solar del Convento de San Uriel Arcángel de los Gloriosos Vientos Australes por lo tanto ese año arribaba  a su centenario. El viaje lo realice junto a Julio Salomón (Padre de  Daniel) y  de Domingo «Mingo» Crognale(  Padre del Dr. Felix Crognale y de Nicolás «Tito» Crognale) . Tanto Julio Salomón como Domingo Crognale ya fallecieron   hace años. Recorrí con ellos casi toda la provincia de Tierra del Fuego en compañía de Ariel Refort quién junto a su esposa Ramona Salomón (hija de Julio) nos recibieron en su casa de Río Grande. Julio, Mingo, Ariel y yo  arribamos a Ushuaia en las vísperas del 12 de  octubre de 1984 y ese día pudimos participar de los actos centrales del Centenario de la  Ciudad que fueron presididos por el Dr. Raúl Alfonsín  en su  carácter de Presidente de la Republica. Yo por entonces era Concejal y Presidente del Bloque de  Concejales de la UCR, en la Gobernación pudimos saludar al Presidente y  Ariel  Refort  nos  sacó una  foto a Julio, a Mingo y a mí junto al Presidente Alfonsín. A la fecha no he podido encontrar esa foto.  Concluido el acto oficial   y cuando se desconcentraba el público nos encontramos ese   12 de octubre de 1984 con una pareja de jóvenes  saladillenses integrada por  Eduardo Morbiducci y Stella Maris Bellesi quienes estaban radicados en Ushuaia. El joven matrimonio nos invitó a su casa donde compartimos un grato  momento, durante toda mi vida he tenido muy  presente ese encuentro con dos saladillenses en la ciudad más austral del mundo y que pertenece a nuestro país. Por entonces y como aún hoy llegaban a dicha ciudad personas de distintos lugares del país e incluso del mundo para radicarse en la misma. Ushuaia era una ciudad en pleno crecimiento y con tendencia a desarrollarse mucho.Es obvio destacar que la belleza de sus paisajes convierten a Ushuaia en una ciudad muy muy convocante para el turismo.  A partir de aquel momento siempre tuve la intención de volver a visitar Ushuaia  una ciudad que me atrapo. Pasaron  ya 35 años de aquella mi primera visita y  cuando estaba promediando el mes de febrero  del presente año tuve la oportunidad y al mismo tiempo la inmensa alegría de volver a visitar  la ciudad de  Ushuaia. Esta vez lo hice compañía de mi querida hija Lucía. Ushuaia  me volvió a impactar por su belleza, la misma sensación tuvo mi hija que la visitaba por primera vez. Por mi parte encontré además una ciudad con más habitantes, con más y modernas edificaciones y consolidándose como un lugar  que  eligen los turistas de nuestro país y todo el mundo. Un lugar  realmente bello. En esta oportunidad me volví a encontrar con aquellos jóvenes saladillenses que me recibieron en 1984 tienen  hoy hijos y son abuelos. Desde 1984 no había visto más a Eduardo Morbiducci y Stella Maris Bellesi de manera que fue muy gratificante volver a compartir el mate con ellos, recordar aquella jornada de 1984 y hablar del tiempo presente. Con Lucía nos quedamos muy contentos con la  atención de Eduardo y Stella Maris quienes nos llevaron a hacer una recorrida por la ciudad fuera de los circuitos turísticos habituales.  Cuando concluyo nuestro encuentro le obsequiamos un mate con el escudo de  Saladillo. Siempre hemos dicho que el mate es el símbolo de la amistad por eso nuestro sencillo regalo. Eduardo y Stella Maris no son los únicos saladillenses que se encuentran en Tierra del Fuego es obvio que no podíamos  visitar a varios de ellos. Mi hija Lucía  fue compañera de estudios secundarios  de Eugenia «Euge»  Zanazzi quién se encuentra viviendo en Ushuaia, con ella y su novio Franco nos encontramos  cuando estaba culminado nuestro viaje y compartimos un hermoso encuentro con una cena. Mi hija contenta por encontrarse con su amiga en un lugar tan distante de nuestro querido  Saladillo  y yo también sentí la misma sensación de alegría. Es muy hermoso encontrarse en un lugar geográficamente lejano con gente de nuestra querida ciudad de Saladillo. También  a Euge y a Franco le entregamos un mate con el escudo de   Saladillo  como símbolo de nuestro afecto  hacia ellos. Este nuevo viaje a Ushuaia en  mi caso personal que llevo a reencontrarme con dos ex convecinos a quienes hacía 35 años  que no veía. Estos son los momentos  gratificantes  que nos da la vida»

Carlos Antonio Gorosito, Saladillo 13 de marzo de 2019.