Vivir el presente

Una de las lecciones importantes de mi desarrollo espiritual es aprender a desprenderme del pasado, a fin de que pueda vivir plenamente el ahora, en la presencia de Dios.

Sé que traigo mi pasado conmigo a cualquier comienzo nuevo, pero prefiero llevar sólo aquello que me enriquece y me eleva.  Llevo conmigo el entendimiento que he obtenido de mis experiencias, pero abandono el exceso de equipaje: la culpa y el remordimiento.

Al hacerlo obtengo un mayor conocimiento de cada experiencia nueva.  Dios me da constantemente nuevo entendimiento y oportunidades para comenzar de nuevo.

Me libero y libero a otros de las limitaciones del pasado y los errores cometidos.  Prefiero desprenderme de los errores de ayer y empezar de nuevo.