Bendice la semana

Dios de bondad, comienzo esta semana con temor y preocupación por todo lo que me aguarda.

Dame la fuerza necesaria para realizar lo que tú me pides. Y dame serenidad interior para que el trabajo no me arranque de mi centro.

Permanece junto a mí en todo cuanto haga. Déjame extraer de la fuente de tu Espíritu lo que me conviene. Y déjame sentir que esa fuente de tu Espíritu es inagotable, que puedo trabajar sin agotar mis fuerzas, porque tu fuente brota en mí.

Bendice a todos cuantos sienten hoy dificultad para levantarse porque tienen miedo al esfuerzo y a los conflictos que les aguardan en su lugar de trabajo.

Pero bendice también a cuantos disfrutan con su trabajo, y te dan gracias por poder poner su esfuerzo al servicio de los demás. Y bendice su trabajo para que éste se convierta en bendición para otros.

Recuérdame también una y otra vez, a lo largo del día, que tú estás conmigo.

Regálame en la oración, una y otra vez, pausas saludables, para que haga desde ti lo que tengo que hacer y permanezca libre de las emociones causadas por los continuos conflictos que puedan exasperarme.

Bendice a las personas con quienes voy a encontrarme hoy, para que descubra también en ellas tu Espíritu y las trate con delicadeza y respeto, de modo que crea en lo bueno que hay en ellas y pueda expresarlo con mi conducta.

Amen