Silencio y soledad, espacio para el alma

«La soledad es el imperio de la conciencia.» Gustavo Adolfo Becquer – poeta español (1836-1870)

El silencio y la soledad no significan precisamente estar solos y aislados, sino darnos el espacio necesario para bucear en nuestra alma y esperar las respuestas, la inspiración, esa voz interior que en el barullo que rodea nuestros días no logramos oír.

Allí aparecerán mensajes, frases, como si abriéramos un libro en una página al azar, encontraremos errores donde antes no los habíamos visto, y sentirás en esa paz que has llegado al hogar, te has encontrado a ti mismo.

El ejercicio de estar en soledad y silencio, porque así lo decidimos, nos permitirá tomar contacto con esa parte de nosotros relegada, olvidada, y redescubrirnos, el resultado será beneficioso y satisfactorio.

Como dice Paulo Coelho en su libro Brida: «…Debemos reunirnos con nuestra Otra Parte aunque sea por unos instantes, …», y yo agregaría, con cuanta mayor frecuencia lo hagamos mejor nos sentiremos.

La soledad y el silencio nos permitirán sentirnos libres.

«El silencio es el primer lenguaje de Dios, … el resto son pobres traducciones»

Thomas Keating – monje trapense estadounidense contemporáneo