Autenticidad

Mi propio ser interior es único y es hermoso, pero probablemente esté sepultado debajo de  tantas preocupaciones  por aparentar y por ser reconocido. Así por brindar una imagen a los otros, he terminado renunciando a mi propia realidad. De esta manera no es posible tener paz, porque uno no está en paz consigo mismo.

Tú tienes derecho a ser lo que eres y a ser diferente. Para eso tendrás que alcanzar una clara sinceridad con tu propia conciencia, sin esconderte nada, y aceptar tu verdadero ser, aunque a los demás no les guste. Pero en realidad, cuando una persona está en paz consigo misma, termina mostrando espontáneamente su belleza interior.

Sólo con una gran sinceridad y aceptándose a sí mismo con cariño, uno podrá actuar y hablar con autenticidad para darle al mundo su propio aporte. Entonces uno puede hallar la serenidad y estar en paz con su propia verdad.

Víctor Manuel Fernández