Vivir el momento

Tratar de revivir el pasado o prever el futuro puede impedirme disfrutar el momento actual.  Por lo tanto me comprometo a vivir en el ahora, segura en el conocimiento de que Dios está a cargo, y todo está bien.

Si alguna vez me siento abrumada por las complejidades de la vida, recuerdo que sólo puedo vivir un día a la vez.  Sé que tengo la fe, la fortaleza y el valor necesarios para convertir cualquier desafío en una oportunidad para crecer espiritualmente.

No permito que los recuerdos impidan el paso a las bendiciones de hoy.  Me desprendo del pasado y abro la puerta a nuevas bendiciones.  Hago lo posible y dejo el resto en manos de Dios.

Concibo pensamientos positivos y estimulantes.  Esos pensamientos me llenan el día de gozo y actúan como imán, atrayendo hacia mí experiencias asombrosas.

Vivo en el ahora, dando gracias por las bendiciones que contiene cada día.

Gra Baq