Carlos Cortese: “La culpa de esta situación es mía, fui yo quien insistió en mantener más de 500 empleados cuando los números no daban para ello”

Ante la concentración de algunos empleados que fueron despedidos de la empresa CLC en las oficinas de dicha firma, su dueño Carlos Cortese dialogó con ellos ante los medios de comunicación. “La situación es muy compleja pero considero que en la próxima semana se va a resolver, mientras tanto les voy a ir adelantando dinero”, dijo.

Alrededor de 15 ex empleados manifestaron que se les debían meses de sueldos y aguinaldos del año 2018. También indicaron que en dialogo con Cortese, este les había prometido que en el día de la fecha les adelantaría parte del dinero adeudado. “Vamos a tratar de solucionar esto, estoy vendiendo propiedades ajenas a la empresa para poder pagarles”, declaró el empresario.

“El negocio no está funcionando, en Saladillo antes había 4 supermercados y ahora hay más de 20, la gente también tiene un poder adquisitivo menor y las consecuencias son estas. La culpa de esta situación es mía, fui yo quien insistió en mantener hasta lo último todo el personal cuando los contadores me manifestaban que no podía hacerlo”, agregó.

“Les pido mil disculpas y repito que el culpable de todo esto soy yo, yo tendría que haber hecho esto hace un año cuando las cosas empeoraron y no despedir la cantidad de personal todo junto contuvimos que hacerlo ahora”, completó.

Para cerrar Cortese indicó que a muchos de los empleados despedidos les consiguió otros trabajos, a otros los pudo trasladar al frigorífico de la firma y que planea contratar a más si esta empresa comienza a crecer.