Cortese: hay un capital importante que estamos vendiendo para poder pagar especialmente a la gente que despedimos

Luego de reunirse con un grupo de empleados, Carlos Cortese, propietario de un grupo de empresas que administra supermercados, mayorista y el Frigorífico Regional Saladillo entre otros, se expresó que “creo que fue una reunión donde cada uno expresó lo que pensaba y es una situación compleja y preocupante. Explicó que situación de la empresa es preocupante ya que en la parte productiva el año pasado tuvieron un golpazo con la siembra, prácticamente se desmantelaron todas las grajas, quedó la parte cerdos y el Frigorífico también tuvo una merma de un 30 a un 40%. “Estamos trabajando para que SENASA nos permita entrar en todo el país y quizás exportar en el futuro”.

“La realidad política la estamos viendo y sintiendo. Hace un tiempo atrás mi deuda era casi nula y por no hacer caso y mantener las fuentes de trabajo, lo que no hice en su momento aconsejado hoy lo tengo que hacer obligado”.

“Nosotros políticamente no tenemos ningún aval y no hemos podido llegar y sí lo vimos en empresas cercanas que les han pagado hasta el 50% de los sueldos”. He puesto en venta propiedades particulares, teniendo éxitos con algunas y con otra son”.

El representante legal, dijo que es un momento muy difícil pero es claramente una empresa que quiere continuar. “Como paliativo se solicitaron medidas administrativas y judiciales, que es la presentación del concurso preventivo de acreedores que a la fecha se encuentra sin resolver y esto se traduce en la entrada en embargo por parte de AFIP de todas las cuentas de  la empresa, lo que se traduce en una merma de recursos y la imposibilidad de la operatoria tradicional, lo que sumado al mercado  deprimido, se hace casi imposible”

Respecto de la crítica situación que viven, Cortese agregó que “tenemos una empresa de otro tiempo, tenemos que encontrar otro tipo de negocios como es la exportación porque lo nuestro era viejo, era una empresa para otros tiempos. Lamento no haber oído a los que me aconsejaban, en ese sentido soy totalmente culpable y pido disculpas y perdón pero fui yo el causante de todo esto. De todas maneras hay un capital importante que estamos vendiendo para poder pagar especialmente a la gente que despedimos. De los 28 supermercados van a quedar aproximadamente la mitad y vamos a tratar de hacernos fuertes con lo que tenemos esperando un cambio en todo esto…”.

Se han realizado pedidos al ministerio de Economía y de la Producción durante mucho tiempo para no llegar a esto pero no han llegado y vemos que a otras empresas si llegaron.

Espero que esto mejore para el bien de todos. Imaginen que si yo saco 15 personas en Saladillo de una nómina de 300, es poco pero hace mucho ruido, porque hay seres humanos detrás de todo esto que tienen sus compromisos que hoy no pueden pagar porque yo no se los cumplí. Eso es muy doloroso y lamentablemente es la realidad.