Esclava de mi imagen

“Señor, dame la gracia de liberarme de mi imagen, de la preocupación por mi apariencia. Eso no tiene importancia si pienso en la eternidad, en la vida sin fin que nos espera, donde todo eso quedará en el olvido.

Toca mi interior, Señor, para que ya no esté pendiente de mi imagen y viva con serenidad y confianza bajo tu mirada divina.

Porque siempre me miras con ternura y comprensión, porque valoras todo lo que hay de bueno en mi vida, porque me miras con paciencia.

No me buscas para juzgarme sino para sacarme adelante. Por eso puedo andar por todas partes con la cabeza alta. Tengo una dignidad inmensa porque tú me amas infinitamente, y lo que digan los demás no podrá hacerme daño ni hacerme caer.

Me rodeas con tu amor por la calle y en todas partes. Ésa es mi grandeza y mi seguridad.

Gracias, Señor. Amén.”

VMF