Vívela como si importase

No puedes quedarte pegado a este momento de tu vida, y sin embargo puedes aferrarte a su valor. Utilizando sabiamente este minuto, esta hora, este día, este tiempo en el que estás inmerso, podrás continuar cosechando sus beneficios mucho después de que haya ocurrido.

Tienes una única oportunidad para decidir como invertir este día. Si la desperdicias, se habrá ido demasiado rápido. Pero si lo vives plenamente y aprovechas cada uno de sus momentos al máximo, estarás agregando valor permanentemente a tu vida.

Observa la última hora, el último día o la última semana. ¿Cuánto de ese tiempo invertiste sabiamente? ¿Cuánto tiempo destinaste a realmente vivir y a marcar una verdadera diferencia? Recuerda disfrutar cada precioso instante de la vida, y mientras lo haces, haz que esos momentos cuenten.

Cada uno de tus días es una maravillosa y bella oportunidad que ya nunca volverá a presentarse. Tienes, ahora mismo, la oportunidad de hacer que este día se convierta en uno de los más memorables y valiosos de tu vida, uno de esos que recordarás con satisfacción y gratitud.

En lugar de permitir que el tiempo te robe la vida, utilízalo para construir una vida llena de riqueza y plenitud. La oportunidad de oro para ti es ahora. Vive la vida como si importase y como si fuese algo maravilloso, y lo será.