Enfrentar la vida

Un creyente de verdad, encuentra a su Salvador también en medio de una caída y de un error, y aún en medio de una gran preocupación, cuando parece que todo se vino abajo. Porque su Salvador es todopoderoso, vive lleno de gloria, es capaz de hacerlo resurgir desde las ruinas.

Al Señor no le importa tanto cómo nos encontremos. Lo que le interesa es lo que él quiere hacer con nosotros.

Entonces nadie puede reírse del sabio cuando fracasa porque el sabio cree firmemente que su Salvador lo ayudará a renacer desde las cenizas. Por eso, cuando cae, se levanta con confianza y dignidad.

No importa tanto si fracaso o triunfas permanentemente. Lo que importa es cómo enfrentas las cosas. Lo que cuenta es de qué manera luchas, con qué espíritu te esfuerzas. Es lo que más interesa a los ojos del Señor, y eso es lo que tendrá en cuenta para hacerte fecundo.

VMF