HACE 109 AÑOS NACÍA MIGUEL HERNÁNDEZ (30 DE OCTUBRE DE 1910).

“MIGUEL HERNÁNDEZ EL PASTOR DE CABRAS QUE DESDE LA POESÍA Y SUS ESCRITOS MOSTRÓ SU COMPROMISO CON LOS MÁS DESPROTEGIDOS. TUVE LA OPORTUNIDAD DE VISITAR SU CASA NATAL EN ORIHUELA (ESPAÑA) EN 1999” CARLOS ANTONIO GOROSITO.

“Durante toda mi vida, desde que empecé a leer, he seguido a dos poetas españoles a los que he citado con frecuencia en mis discursos y todavía los cito. Ellos son Antonio Machado Ruiz y Miguel Hernández Gilabert. Joan Manuel Serrat que musicalizó muchos de sus poemas me hizo quererlos y admirarlos aún más. Hoy me voy a referir a Miguel Hernández por que se cumple 109 años de su natalicio ya que nació el 30 de octubre de 1910 en Orihuela municipio de la provincia de Alicante de la comunidad Valenciana (España).Su padre también se llamaba Miguel y era un pastor de cabras que aspiraba a ascender socialmente y su madre Concepción Gilabert una mujer muy enfermiza. Miguel Hernández era el tercer hijo de los siete que tuvo el matrimonio y fue pastor de cabras desde niño. Se vio obligado a abandonar sus estudios, cuentan sus biógrafos que su padre le pegaba si lo veía leer, de manera que su formación fue totalmente autodidacta. Los grandes autores del Siglo de Oro: Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega y, sobre todo, Luis de Góngora, oficiaron como sus principales maestros. Su pasión por la escritura le lleva a comprar una máquina de escribir de segunda mano (marca Corona) y empezó a escribir diariamente y con mucha intensidad. El 25 de marzo de 1931, con tan solo veinte años, obtuvo el primer y único premio literario de su vida concedido por la Sociedad Artística del Orfeón Ilicitano con un poema de 138 versos llamado Canto a Valencia, bajo el lema Luz…, Pájaros…, Sol… El tema principal del poema era el paisaje y las gentes del litoral levantino, en el que destacaba el mar Mediterráneo, el río Segura y las ciudades de Valencia, Alicante, Murcia y, en mayor medida, Elche. Cuando Hernández recibió la notificación de la consecución del premio, se apresuró a viajar a la ciudad ilicitana creyendo que recibiría un premio económico, pero fue acreedor tan sólo de una escribanía de plata.(tintero de plata). En 1933 publicó su primer Libro “Peritos en Lunas”. Hernández fue invitado a hacer lecturas de su obra en la Universidad de Cartagena y en el Ateneo de Alicante el 29 de abril de 1933. Se presentó a Vicente Aleixandre e hizo amistad con él y con Pablo Neruda; este fue el origen de su breve etapa dentro del surrealismo, con aliento torrencial e inspiración telúrica. Su poesía por entonces se hace más social y manifestó a las claras un compromiso político con los más pobres y desheredados. En diciembre de 1935 murió su fraternal amigo de toda la vida, Ramón Sijé, y Hernández le dedicó su extraordinaria Elegía, que provocó el difícil entusiasmo de Juan Ramón Jiménez en una crónica del diario El Sol. Ramón Sijé era el seudónimo de José Marín Gutiérrez, que fue abogado y ensayista, amigo –casi hermano– de Miguel, y muerto en 1935 cuando solo tenía 22 años. Miguel Hernández compuso Elegía (composición poética del género lírico en la que se lamenta la muerte de una persona u otra desgracia y que no tiene una forma métrica fija.) Para mi esta Elegía es conmovedora en su primera parte dice:” En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería / Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma , tan temprano (…) No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada (…) Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte, a dentelladas secas y calientes / Quiero minar la tierra hasta encontrarte, y besarte la noble calavera, y desamordazarte y regresarte”. Es mucho más larga y obviamente rica en contenido. Cuando luego de mi accidente en el año 2007 regrese a Saladillo el 30 de junio de ese año cuando salí a los balcones de la Municipalidad la leí completa en homenaje a mi hermano Julio que había muerto en el accidente. Hice una pequeña adaptación cambie Orihuela por Saladillo y Ramón Sije por Julio Gorosito (mi hermano fatalmente fallecido).He viajado varias veces a España en uno de los viajes encontré en una de las paredes del Aeropuerto de Barajas esta frase de Miguel Hernández: “Alrededor de tu piel, ato y desato la mía” la reproduje y la deje en mi despacho de Intendente Municipal hasta que termine mi mandato. Quizás la frase ha estado dirigida a uno de los amores o al amor de su vida. Cuando estalló la guerra Civil Española en 1936 Miguel se puso del bando de los republicanos y luchó en ese bando por la República y actúo en los frentes de batalla de Teruel, Andalucía y Extremadura. Había mantenido una relación amorosa con la pintora Maruja Mallo, que le inspiró parte de los sonetos de” El rayo que no cesa”. Habiendo terminado la relación con la pintora se pone novio con Josefina Manresa, en pleno fragor de las batallas se escapa fugazmente para casarse con Josefina.

El 19 de diciembre de 1937 nació su primer hijo, Manuel Ramón, que murió a los pocos meses de nacer, el 19 de octubre de 1938, y a quien dedicó el poema Hijo de la Luz y de la Sombra y otros recogidos en el Cancionero y Romancero de Ausencias. El 4 de enero de 1939 nació su segundo hijo, Manuel Miguel, a quien dedicó las famosas Nanas de la Cebolla. Él ya estaba en la cárcel y su mujer Josefina le escribe: “Sólo tenemos pan y cebolla para comer”. El responde con “Nanas de Cebolla” : “La cebolla es escarcha / cerrada y pobre: / escarcha de tus días / y de mis noches. Hambre y cebolla,/hielo negro y escarcha/grande y redonda. En la cuna del hambre/mi niño estaba./ Con sangre de cebolla/ se amamantaba/. Pero tu sangre/escarchada de azúcar,/cebolla y hambre.” Desde joven sentí admiración por Miguel Hernández he leído sus poemas, he regalado libros con sus poemas y he recibido de regalo libros con sus poemas. En febrero del año 1999 viaje nuevamente a España junto a otros Intendentes de distintos lugares del país a recibir del Municipio de Murcia la “Distinción Goya Internacional” en mi caso por el apoyo a la educación. A pocos kilómetros de Murcia esta Orihuela, por lo tanto al día siguiente de haber recibido la distinción en el Ayuntamiento nos tomamos un taxi con quién era mi compañera de la vida por entonces y nos fuimos hasta Orihuela y allí pudimos visitar la casa de Miguel Hernández que ya es Museo. Fue una gran emoción para mí estar en el lugar donde nació y vivió uno de los poetas que más admiro. La calle que pasa frente al Museo se llama Miguel Hernández y a una de las travesías le han puesto el nombre de Ramón Sije: su amigo del alma. Miguel Hernández vivió, luchó y murió para La Libertad. Precisamente uno de sus poemas dice Para la libertad, sangro, lucho, pervivo. Para la libertad, mis ojos y mis manos. Como un árbol carnal, generoso y cautivo. Doy a los cirujanos…”. En la cárcel en pedazos de papel higiénico empezó a escribir el Cancionero y Romancero de Ausencias. Cuando le pidieron que renegara de sus ideas republicanas para quedar libre escribió: “Que mi voz suba a los montes / y baje a la tierra y truene, / eso pide mi garganta / desde ahora y desde siempre”. Había sido condenado a la pena de muerte pero esta le fue conmutada por la cárcel. En la cárcel enfermo primero bronquitis y luego tifus, que se le complicó con tuberculosis. Falleció en la enfermería de la prisión alicantina a las 5:32 de la mañana del 28 de marzo de 1942, con tan sólo treinta y un años de edad. Se cuenta que no pudieron cerrarle los ojos, hecho sobre el que su amigo Vicente Aleixandre compuso un poema. Fue enterrado el 30 de marzo, en el nicho número mil nueve del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante. Miguel Hernández escribió en uno de sus poemas: “Llego con tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida… “Finalmente se fue de este mundo también con tres heridas: la del amor, la de la muerte, la de la vida. Fue el poeta que luchó por la Libertad y se comprometió con los más desfavorecidos.” Carlos Antonio Gorosito (Ex Intendente Municipal 1991-2015), Saladillo 30 de octubre de 2019.