Cerebro y emociones

Dr. John Hitzig, profesor de la Universidad Maimónides, destacado gerontólogo que ha estudiado las causas de la longevidad saludable.

El cerebro es un músculo fácil de engañar; si sonríes, piensa que estás contento y te hace sentir mejor.

El pensamiento es un evento energético que rápidamente se transforma en emoción (de “e-movere”, movimiento), un movimiento neuroquímico y hormonal que, cuando es negativo, hace colapsar a nuestro organismo en forma de malestar y disfunciones de todo tipo.

Alfabeto emocional

Las conductas con R:  resentimiento, rabia, reproche, rencor, rechazo, resistencia, represión.

Son generadoras de cortisol, una potente hormona del estrés.

Generan actitudes D:  depresión, desánimo, desesperación, desolación.

Las conductas con S:  serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sueño, sonrisa, sociabilidad.

Son generadoras de serotonina, la hormona que favorece la serenidad.

Generan actitudes A:  ánimo, aprecio, amor, amistad, acercamiento, agradecimiento.

Lo que siempre se llamó “hacerse mala sangre” no es más que un exceso de cortisol y una falta de serotonina en la sangre.

John Hitzig

www.enriquemartinezlozano.com