JULIO CESAR SARLO: UN MILITANTE POLÍTICO DE RAZA

“HACE 20 AÑOS FALLECIA JULIO CÉSAR SARLO. “JULITO” FUE CONCEJAL Y CANDIDATO A INTENDENTE ( POR PJ), UN PERONISTA DE LEY, UN MILITANTE POLÍTICO DE RAZA Y POR SOBRE TODAS LAS COSAS UNA BUENA PERSONA” CARLOS ANTONIO GOROSITO.

“Un militante político de raza, es quien identificado con una parcialidad política dedica gran parte o la mayor parte de su vida personal a servir los ideales de su partido político. Y a través de su partido político buscar mejorar la calidad de vida de la comunidad en la que vive y naturalmente ayudar a la construcción de un país justo y solidario. En esa condición en la de “militante político de raza”, pero también en la de “buena persona” debemos incluir sin duda alguna a Julio César Sarlo, quién para los amigos y para toda la comunidad era simplemente “Julito”. Había nacido el 22 de diciembre de 1946 bajo el signo zodiacal de Capricornio de manera que a la fecha tendría 73 años , me separaban y me separan de “Julito” solamente 8 años, dado que yo nací el 23 de diciembre de 1954. “Julito” nació precisamente el mismo año en que el General Juan Domingo Perón fue electo por primera vez Presidente de la Nación. Sería después el Partido Justicialista, el Peronismo la parcialidad política en la que militaría durante toda su vida. Julio Cesar Sarlo no solamente era un hombre comprometido con su parcialidad política, sino que era un hombre comprometido íntegramente con la justicia social, era un peronista de Perón, un peronista de ley. Conocía como pocos de las necesidades y las aspiraciones del pueblo, porque estaba con el pueblo. No había rincón de la ciudad que no conociese, recorría todos los barrios y en ellos se encontraba con los vecinos en un diálogo franco y sincero que luego el pueblo valoraba, compartía un mate o una copa en cada casa que visitaba o en los espacios públicos donde se encontraba con los vecinos. Tuve oportunidad de tratarlo, y muchas veces mientras yo transitaba en bicicleta por distintos lugares de la ciudad nos cruzábamos en nuestras recorridas por los barrios. Y siempre nos “gastábamos” alguna broma como todos saben yo era y soy militante radical, pero eso no era obstáculo para nuestra buena relación personal. Recuerdo que en el año 1990 la madre de mis hijos estaba embarazada de mi hijo mayor (Carlos) y “Julito” cada vez que nos cruzábamos por nuestra ciudad me gritaba:” Te va a salir macho y peronista, y le tenés que poner de nombre Juan por Perón”, yo que por entonces era Diputado Provincial le decía:” El primero se va a llamar como yo y si llego a ser padre de un segundo hijo si se llamara Juan, pero por Serrat” y ambos nos reíamos. Lo mismo me decía allá por 1993 (yo ya era Intendente) cuando la madre de mis hijos estaba embarazada de mi hija Lucía y yo le daba la misma respuesta. Había una relación de afecto entre ambos. “Julito” lograba empatizar con todos y todos lo querían no importaba la ideología política. Hemos charlado muchas veces y muchas hemos caminado juntos por las calles de la ciudad cuando circunstancialmente nos encontrábamos. Fue empleado de la Sucursal Saladillo del Banco de la Pcia. de Buenos Aires lugar donde también se hizo querer por su compañeros y por los clientes del banco. En el año 1985 su partido lo postuló como Candidato a Concejal de manera que ese año ingreso al Honorable Concejo Deliberante de Saladillo con mandato hasta 1989 y fuimos colegas hasta el año 1987 en que yo fui electo Diputado Provincial. Yo era Presidente del HCD y tuve la satisfacción de compartir la actividad legislativa local con él. Fue precisamente para elecciones de 1987 cuando su partido, el Justicialismo lo honró con la candidatura a Intendente Municipal de Saladillo. “Julito” hizo una muy buena elección pero no pudo vencer a nuestro candidato el Dr. Francisco Ferro (UCR). Para esa campaña visitó Saladillo para apoyarlo el Dr. Antonio Cafiero, quien luego sería Gobernador de la Pcia. de Bs.AS, “Julito” me invitó a la conferencia de prensa que dio en la Unidad Básica que en ese momento estaba ubicada en la esquina de las calles J.A. Roca y Bmé. Mitre y concurrí a la misma. También había pedido que hiciera una Sesión Especial en el HCD para rendirle homenaje al Dr. Cafiero. Luego de convencer a algunos correligionarios que tenían alguna resistencia se hizo la Sesión Especial del HCD donde recibimos al Dr. Cafiero, en el estrado de la presidencia estábamos el Dr. Cafiero, yo, Francisco Ferro y el propio Julio Sarlo (ambos competían como ya dije por la Intendencia Municipal). Esto forma parte de la historia y hoy puedo contarlo para conocimiento de las actuales generaciones. Un día como hoy el 27 de diciembre de 1999 hace ya 20 años, yo y toda la comunidad recibimos la ingrata noticia de que “Julito” había partido hacia la Eternidad. “Julito” tenía 53 años recibió muy temprano el llamado del Señor, fue una gran pérdida para la comunidad y para la vida política de nuestro pueblo. En nombre de todos los sectores políticos y en mi carácter de Intendente Municipal despedí sus restos en el cementerio local. Allí destaqué sus condiciones de peronista de ley, su activa y comprometida militancia política y su hombría de bien. “Julito” era por sobre todas las cosas una Buena Persona. Es difícil definir lo que es una Buena Persona porque en ese concepto se pueden resumir muchísimas cualidades positivas: Generosidad, Humildad, Honradez, Altruismo etc,etc, todas esas cualidades y muchas otras reunía Julio Cesar Sarlo. Su esposa Susana Mañana (mi querida Profesora del Secundario), sus seis (6) hijos: Eneas, César, Amaro, Antonieta ,Justina y Josefina deben estar orgullosos del esposo y padre que han tenido. Hoy a los 20 años de su desaparición física he querido tributarle en mi carácter de militante político un pequeño homenaje a un militante político de raza como él. ( En el año 2007 le impuse su nombre a una de las salas del CAPS “FALUCHO” “DR.ASENCIO IBARBIA”. Bertold Brecht ha dicho:” “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.” Sin duda alguna “Julito” Sarlo está en la categoría de los imprescindibles, por eso estas palabras, porque los seres humanos de la talla de Julio César Sarlo merecen ser recordados siempre”. Carlos Antonio Gorosito, Ex- Intendente Municipal (1991- 2015), Saladillo 27 de 2019