Con más de 600 participantes se realizó el “Primer Encuentro de Mujeres Radicales en Gestión”

Encabezado por la vicepresidenta del Comité Nacional de la UCR, Alejandra Lordén, y con la coordinación de las diputadas nacionales Soledad Carrizo y Josefina Mendoza, se realizó hoy el “Primer Encuentro de Mujeres Radicales en Gestión”, que convocó a más de 600 participantes de todo el país conectadas vía la plataforma Zoom.

Entre las consignas del evento se destaca la premisa “¿Cómo estamos hoy? ¿Por qué debemos seguir luchando?” y resaltaron que “las mujeres aún enfrentan un entorno de desigualdad en materia de trabajo, salud, empleo, hogar y derechos. Es por eso que así como hemos avanzado en muchos aspectos, en otros aún tenemos muchas asignaturas pendientes”.

Durante las exposiciones, se advirtió que, según datos oficiales y la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía de la Nación, “ los ingresos de los varones son un 29% más altos respecto a las mujeres, en trabajos similares, diferencia que crece al 35% en casos de trabajo informal. De acuerdo a un informe del BCRA, las mujeres administran el tiempo de ocupación al trabajo remunerado unas 15 horas promedio, y al trabajo doméstico unas 42 promedio”.

Como contracara de esta situación subrayaron que “los varones sólo destinan un promedio de 33 hs. al trabajo remunerado y 17 hs. al no remunerado.  Entonces, hay una clara realidad de desigualdad en términos económicos. Situación que se profundiza en tiempos de pandemia”.

“Los mejores trabajos, privados o públicos, la brecha salarial se repite y las mujeres tienen pocas posibilidades de acceder a los puestos más altos de toma de decisión. Es decir: las diferencias y la desigualdad son una constante cuando comparamos la realidad de las mujeres con la de los hombres”, compararon las mujeres radicales.

En la videoconferencia indicaron que esto se repite en la política. “Actualmente, el 19% de los ministerios a nivel nacional, están ocupados por mujeres y de un total de 2236 intendencias, sólo 282 están ocupadas por mujeres, es decir el 9%. En el 2019 el 96,28% de las listas cumplió con la Ley de Paridad (sancionada en 2017) yapenas el 19,06% de las mismas, estuvieron encabezadas por mujeres”.

Según señalaron las participantes, se enfrentan a “dos tipos de obstáculos a la hora de participar en la vida política: barreras estructurales creadas por leyes e instituciones discriminatorias y brechas relativas a las capacidades, las mujeres tenemos menor probabilidad que los hombres de contar con la educación, los contactos y los recursos necesarios para convertirnos en líderes eficaces”.

“Hay una clara demostración de que en aquellos espacios donde sí lideramos, las decisiones se toman de otra manera y a la hora de diseñar políticas públicas, a la hora de legislar, a la hora de tomar decisiones, las prioridades se enfocan en la ampliación de derechos y posibilidades, es decir, en reducir esas desigualdades que persisten en nuestras comunidades”, destacan las militantes y funcionarias radicales.

“El Mapa de las Mujeres en el Poder de la Unión Interparlamentaria y ONU Mujeres, los portafolios de las mujeres en puestos políticos alrededor del mundo manejan en su mayoría las siguientes prioridades: familia, niñas, niños y adolescentes. Adultos mayores, y personas con discapacidad. Problemas sociales. Ambiente, recursos naturales, energía. Trabajo y educación. Igualdad de género. Diversidades”, enumeraron.

“Las respuestas de las jefas de Estado en el marco de la Pandemia, que han recibido elogios a nivel internacional, se encuentra una actuación rápida a través de medidas para proteger a la población”, ejemplificaron varias de las asistentes y aseveraron que “las mujeres líderes son,  además, mucho más dedicadas a generar políticas públicas para proteger a otras mujeres, incluido en medio de la pandemia del coronavirus, en temas, por ejemplo, de violencia doméstica, salud reproductiva”.

Las mujeres hemos tenido que conquistar espacios a través del discurso, las manifestaciones públicas, la generación de movimientos feministas y por encima de todo, generar propuestas legislativas que obliguen a los cupos y paridades de género, para poder “estar”. Es como si fuese necesario pelear para llegar y desde ahí, poder demostrar lo que somos capaces de hacer”, reflexionaron las mujeres radicales.

En este sentido advirtieron que “no fue fácil para quienes ocupamos espacios de toma de decisiones; quienes legislamos en los distintos niveles, para quienes gobernamos, y quienes somos parte del gobierno (provincial o municipal). Llegar no fue fácil, otras lucharon antes que nosotras” y denunciaron que fueron “juzgadas, cuestionadas, desvalorizadas. Durante muchos años debimos cumplir con estereotipos que el sistema patriarcal en el que vivimos nos impone, y que poco a poco vamos deconstruyendo.  Ya no limitaremos nuestras acciones a la vida privada y al cuidado de la familia”.

“Los tiempos cambiaron, cada vez más mujeres hemos ido ocupando lugares relevantes en la política, en la gestión pública y en el partido: actualmente tenemos la primer mesa con paridad en la conducción de la UCR nacional”, celebraron en uno de los tramos del encuentro y agregaron que “cada vez somos más mujeres liderando en la política, con objetivos claros y proyectos futuros, poniéndonos al hombro la lucha por derechos que nos atraviesa en todos los ámbitos”.