La paz y la felicidad deben venir de adentro

Aquello que una persona llega a ser fuera es lo que desde un principio vivía en el corazón. Todos, al envejecer, nos convertimos en personas distintas, con esperanzas y sueños diferentes, distintos objetivos, otros recuerdos, otros sentimientos. Nadie puede decir que, como persona es cuanto pueda ser, si eso fuera cierto, habría dejado de crecer por dentro.

En esta era de comienzos nuevos, no dejes de crecer, no dejes de soñar ni de crear nuevos recuerdos. Aquello que te brinda paz dentro de ti mismo permitirá que los demás te vean como el ser especial que en verdad eres.

Shirley Vander Pol