Vivir en verdad

A veces, admitir nuestras debilidades es la actitud más valiente. Pues cuando las admitimos abandonamos el escudo de los disimulos, hallamos el valor de enfrentar la realdad y buscamos la ayuda necesaria.

Dicen que el primer paso en el camino de la recuperación es siempre el más difícil. Pero aunque el camino no sea siempre sencillo, te ofrece la posibilidad de aprender a amarte, de amar a la familia y a la vida.

Se necesita tiempo para adaptarse a otra manera de vivir para aprender a gozar la paz que ofrece la recuperación. Habrá momentos en los que quizá te sientas nervioso, eso es normal. Pero mereces vivir en el amor y la felicidad. No hay regalo más grande que puedas darte a ti mismo.

Donna Newman