Sé bondadoso contigo mismo

Siempre habrá ocasiones en las que será difícil recordar tus puntos fuertes. Es en esos momentos cuando más necesitas dedicarte una atención especial. Sé bondadoso contigo mismo. La bondad alimenta y da esperanzas a los sueños que crecen.

Respétate a ti mismo… presta atención a tus necesidades y date el mismo trato que darías a un buen amigo. Date alientos… recuerda lo que realmente quieres y lucha por lograrlo como lo harías por tu vida.

Apréciate a ti mismo… no des nunca por sentadas las cualidades que hacen de ti un ser único. Concéntrate… será con disciplina y con motivación que podrás avanzar hacia tu meta. Se generoso contigo… de esa manera, tu fuerza crecerá y podrás ir concretando tus proyectos día a día.

Gail Mutterperl