Ten fe

La fe comienza por creer desde el fondo de tu corazón que lo bueno es posible.

Es saber desde el fondo de tu corazón que lo bueno puede imponerse a lo malo; que el sol vuelve a brillar después de una tormenta.

La fe es apacible y reconfortante; viene desde adentro desde el lugar donde nadie puede invadir tus sueños íntimos.

La fe no es algo que se pueda exigir u ordenar; es un compromiso con una creencia.

La fe es creer en algo que no puedes ver ni oír, algo que está muy dentro, que sólo tú comprendes y controlas.

Fe es confiar en ti mismo, al punto de saber que, sea cual sea el resultado de las cosas, siempre sabrás sacarles el máximo provecho.

Beth Fagan Quinn