El miedo al ridículo

«A veces hace falta un ramalazo de locura para construir un destino.» Marguerite Yourcenar

EL MIEDO AL RIDÍCULO LIMITA MÁS VIDAS QUE CUALQUIER VIRUS. Es como una dictadura interna por la que vivimos, sin darnos cuenta, bajo toque de queda! «Ridículo» significa «que provoca risa. Pues… que se ría el que se ría: YO DECIDO SER YO. 

Hay algo que lo sufis llaman «cultivar la locura consciente». Refiere a que cada uno de nosotros vive en función, más que de su verdadero Sí Mismo, de UNA IMAGEN DE SÍ. Esa imagen marca límites precisos acerca de qué NO ser, para adaptarnos al entorno. Pero resulta que esos límites, si se conservan para siempre, nos mantienen como un gran árbol que fue plantado en un tarrito…

«Locura consciente» es atrevernos a lo que «no podíamos», «ni locos haríamos», «nos da miedo el ridículo»… y a partir de ello cambia la imagen que tiene de sí, uno amplía las fronteras de su identidad… hasta ir llegando, poco a poco, a ser cada vez más su SÍ MISMO: SU NÚCLEO, IMPERECEDERO…

De hecho, mi imagen de mí, biológicamente, está sostenida por una red de neuronas que se interconectan cada vez que la evoco. Cuando una persona AMPLÍA SU IDENTIDAD haciendo lo que no hacía, esa configuración neuronal TAMBIÉN empieza a cambiar: EL CEREBRO SE RECABLEA, y va transformándose lo que yo siendo hacia mí cuando digo «yo» (parece un juego de palabras!).

En vez del «yo» rancio, el de siempre, elegir lo inhabitual, el camino no transitado, va refrescando la sensación de sí: se vuelve más como la de un niño que va explorando con asombro la vida, y aún no tiene tejida la red que llamará «yo». El cerebro cambia indefinidamente: eso se llama NEUROPLASTICIDAD. De modo que NO ESTÁS CONDENADO A SER SOLAMENTE «COMO SIEMPRE»! Sé quién está pidiendo que le des permiso para desplegarse: dale ese permiso!

Escribe tu novela y publícala (aunque sea gratis, por internet!); crea, juega, ríe, haz lo inusual como si siempre lo hubieras hecho. LA VIDA VIVA ES PARA LOS ATREVIDOS. SÉ ES@ ATREVID@!

Estoy segura de que atesoras momentos inolvidables en que te atreviste a ir más allá de la persona de siempre. ¿Qué «locuras conscientes» hiciste en la vida que te ampliara la identidad y el horizonte? ¿Hay algo que no te estés animando a hacer por miedo al ridículo? ¿Qué desafío tomarías, apoyándote en estos compañer@s de Camino que hoy nos reunimos aquí? Será un gusto escucharte! Y acompaño tu osadía, sea pequeña o grande: es la tuya!!

Un abrazo siempre!

Virginia Gawel*

www.centrotranspersonal.com.ar