Juan José Almada: «Para que los hijos no sean una maldición sino una bendición»

Más allá de la orientación partidaria que uno tenga, las medidas anunciadas días atrás por la Presidenta de la Nación merecen destacarse. Porque los gobiernos pasan, pero las medidas acertadas perduran en el tiempo y mejoran nuestra calidad de vida. Poco son los que saben en que año fueron convertidos en Ley en la Argentina derechos como la Jubilación, el Aguinaldo, y las Vacaciones, pero todos sabemos que son derechos que nos corresponden una vez que accedemos a un trabajo, gobierne quien gobierne.

De la misma manera, la Asignación Universal por Hijo, que tiene poco mas de un año de vigencia, es una ley destinada a permanecer en el tiempo  y a promover un país mas justo, más sano y más seguro. Y entre sus principales virtudes se encuentra la de evitar el clientelismo y la manipulación; ésta propuesta en la que coincidieron el oficialismo y la oposición, ahora amplia sus beneficios, ya que se contemplará también a las madres embarazadas y a sus hijos por nacer desde la semana numero 12 de la concepción. Esta es  sin lugar a dudas, la mejor manera de enfrentar una dolorosa y peligrosa realidad. Según datos confiables en nuestro país se realizan aproximadamente más de 600.000 abortos por año. Por eso el motivo que esgrimió la Presidenta CRISTINA KIRCHNER fue elocuente : «PARA QUE LOS HIJOS NO SEAN UNA MALDICIÓN SINO UNA BENDICIÓN»..

La Presidenta además anunció un aumento en el descuento de los medicamentos a los jubilados del 40 al 50 por ciento y del 70 al 80 por ciento según el monto percibido. Se precisó además y puso en conocimiento que el  PAMI hoy cubre el ciento por ciento de los medicamentos a 1.102.450 jubilados, cuando en el 2003 sólo 9000 ancianos tenían ese derecho.

En cuanto a la salud de nuestros hijos, en ese mismo ámbito, se precisó que en los últimos tiempos se ha logrado una fuerte disminución de mortalidad infantil, que era especialmente alta en las provincias del Norte, en las que rondaba el 20 por mil. Hoy esa cifra disminuyó un 30 por ciento. También se anunció la incorporación de la vacuna contra el neumococo – que evita neumonías, algunas variedades de meningitis e infecciones generalizadas- , y se destacó la incorporación de la misma contra la meningitis con  la cual se disminuyó drásticamente los casos de muertes y transplantes en menores, ya que en el 2003 se produjeron 68.000 casos de hepatitis B – con una tasa de mortalidad y transplantes de uno por mil- , mientras que en el 2009 sólo se reportaron  100 casos y no existió ningún transplante.

Son datos reales extraídos de estadísticas oficiales y decisiones importantes, cuando muchas veces solo se enumeran las peores o fatales,  los anuncios de la Presidenta nos alienta para seguir apostando al Proyecto Nacional de inclusión social, entre otras cosas, para beneficio de todos especialmente por los más necesitados con medidas concretas y tangibles.