Ningún vecino se inscribió al registro de oposiciones por las habilitaciones de 3 bares en Saladillo


El Secretario General Dr. Pablo Perel confirmó que ya ha concluido el plazo para presentar oposiciones por parte de vecinos a las solicitudes de habilitaciones de un salón para fiestas y bailes de la Escuela Nº 4, para la habilitación de un bar-café en Apeadero y por último para la habilitación de un bar en calle Pereira (El Bandido).

Informó que al finalizar el plazo de registro de oposición (5 días) ningún vecino se presentó para oponerse por lo que ahora se prescinde de la audiencia pública y continúan su curso los trámites de habilitaciones nombrados que deberán pasar por las áreas de la Oficina de Habilitaciones, Bromatología, Juzgado de Faltas, Dirección de Medio Ambiente y la Secretaría de Gobierno donde se evaluará existencias de multas previas, existencia de deuda de tasas municipales, condiciones de salubridad e higiene, condiciones edilicias y por último el trámite administrativo del Secretario de Gobierno.

Aclaró que aún teniendo el propietario la habilitación en mano y luego de estar funcionando el local habilitado, un vecino que con anterioridad no suponía que iba a ser afectado por el tipo de actividad y luego se ve superado en límites normales de tolerancia que el mismo vecino presuponía que se iban a cumplir, y que se ve afectado en el descanso, ruido molestos, limpieza del lugar, derecho a la propiedad, etc. tiene sus caminos tanto administrativos como judiciales a su disposición para hacer su descargo.

Por último manifestó que el municipio cuenta con el poder de revocar una habilitación que no cumple con las normas. “Esto es un debate de fondo mucho mas profundo considerar que es una habilitación. Lógicamente que las habilitaciones son un derecho a trabajar pero también la Constitución dice que el ejercicio de todo derecho está supeditado a las normas que regulan su ejercicio. Si bien la norma a trabajar protege al titular de la habilitación, hay otras normas que protegen a los vecinos. Ahí se entra en un conflicto de normas y de derechos. El Departamento Ejecutivo lo que tiene que hacer es dar preeminencia al interés general por sobre el interés particular. En el caso de existir un conflicto donde chocan estos dos intereses el ejecutivo debe velar porque se proteja al interés general y si la forma de protegerlo es revocando una habilitación esa es la actitud que debe asumir el Departamento Ejecutivo” finalizó Perel.