Salomón: «¡Hasta siempre Eduardo Elpidio Galindez!


Hace muy pocos meses pudimos conocer su desgarrador testimonio, el que nos permitió descubrir un Ser maravilloso, que estaba oculto entre nosotros.
Es un momento de profundo dolor y tristeza, pero también de mucha paz para él, pues tuvo la oportunidad de reencontrarse con la vida misma y en especial con su familia y sus Seres queridos, que tanto respetaron su silencio por años.
Seguramente eso lo ayudó a ser mucho más feliz en estos últimos meses de su tránsito por la tierra y le permitió sobrellevar con mayor dignidad y alivio los dolores de su frágil salud que tanto lo afectaba.
Que descanses en Paz amigo Elpidio y gracias por tu legado de ideales, que reivindican a nuestras Democracia por siempre.
Nuestras condolencias para toda su familia.