Christian Laveglia: Un cultor del arte creativo

«Hace un año a fines de febrero de 2020 recibí una invitación de un convecino: » cuando ande bicicleteando por el Barrio «La Falucho» lo espero por mi Museíto de Obras de Arte. Soy Arte Creativo». Yo tenía programado un viaje que realice y luego nos aisló la Pandemia del Covid 19, pero el viernes 5 de febrero pude visitar a Christian Laveglia en su domicilio sobre la calle Alisal casi Av. Saavedra allí me recibió junto a su esposa Marisa Díaz García. Christian nació en Lobos el 23 de abril de 1972 pero ya es un saladillense, uno de nuestros tantos hijos adoptivos. Le gusta reivindicarse como taurino el signo zodiacal al que pertenece, se considera trabajador, pragmático, ambicioso en sus objetivos y también paciente y perseverante para lograrlos. Le gusta ser protagonista y no espectador. Actualmente es empleado de la firma Distrinando de nuestra ciudad. Hace tres años pasó con su familia las vacaciones anuales en Sierra de la Ventana donde encontró una piedra (una mini roca) con forma de cara humana. Decidió traerla a Saladillo con la intención de reformarla. Pero finalmente pensó que no debía modificar la piedra y entonces decidió hacer una cara grande, sin conocer nada de arte, sin conocer las técnicas que utilizan los escultores por simple inspiración logró construir un Moai , los Moáis son estatuas monolíticas humanoides ubicadas en la isla de Rapa Nui. Los moáis son el principal atractivo turístico de la isla de Pascua. Desde ese momento Christian no paró de crear y diseñar, sus obras son hechas a mano y caladas a cuchillo en cemento y acero de construcción. La técnica es cemento de albañilería arena, agua y acero de construcción dentro de la figura. Una vez preparada hace una base para que una vez seca luego de 48 hs , comienza a trabajar en la obra deseada., copiando de una simple foto bidimensional que transforma a tridimensional. Las herramientas son balde de albañil cuchara y cuchillos de distintos filos. Las obras son casi todos altorrelieves. Salvo las obras completas como el león y el búho. El Moai de la Isla de Pascua se llama Tukurury fue su primera obra. La segunda El Búho se llama Saturno, la tercera el León Hugo, la cuarta El Indio, la quinta La Risa Grande se llama Risitas, la sexta Siddharta Gautama ( El Buda ), la séptima Ben Griimm ( El hombre Roca), la octava Mike Wazowski (El verde de un solo ojo),la novena Batman( versión Michael Keaton), la décima Buddy El Comisario ( el del Sombrerero), la décimo primera El Chavo, decimosegunda El Viejo que sorprende el viento ,la decimotercera Espada Turca, la decimocuarta El Pirata Barba Negra ,decimoquinta Green Man: El hombre árbol (verde), decimosexta Green Man: El hombre árbol (marrón) y decimoséptima El escudo del Dakar. A todas estas obras debe sumarse la Copa del Mundial 1986 que se exhibe en «Bar Estadio» de Beto Bruno. Emilé Zola decía: «El artista no es nada sin el don, pero el don no es nada sin trabajo». Podemos incluir a Christian Laveglia en la categoría de los escultores, le podemos dar la dimensión de artista. Sin duda lo es, un autodidacta que al decir de Pablo Picasso «la inspiración lo encontró trabajando», además reúne los requisitos señalados por Zola. Salvador Dalí tal vez con humor decía: «Lo que menos puede pedirse a una escultura es que no se mueva». Y ahí están los trabajos de Laveglia inmóviles para ser observados y para descubrir las cualidades y calidades artísticas de su autor. Jilma Madera la escultora cubana autora de «El Cristo de La Habana» decía: «Un buen escultor tiene que sentir y disfrutar la escultura como es ella. Se necesita la constancia en el trabajo». Christian tiene constancia, es perseverante y disfruta de lo que hace. De lo que se puede deducir que tendrá éxito como artista autodidacta y que pronto tendrá el reconocimiento de la comunidad por sus trabajos. Quizás cuando la situación, que hoy condiciona la Pandemia del Covid 19, lo permita se pueda organizar una exposición pública para que la comunidad local pueda observar sus obras y escuchar las explicaciones del escultor. En estos momentos Christián está trabajando sobre una imagen de Tutankamón a la que convertirá en su próxima escultura. La continuidad de los trabajos que está realizando probablemente sea la simiente de un Mini- Museo, al menos es algo que debe ser evaluado. Louise Bourgeois(escultora francesa nacionalizada estadounidense) sostenía: «Es un gran privilegio ser capaz de trabajar con mis sentimientos y también fuera de ellos a través de la escultura.» Hace ya tres años que Christian Laveglia desde el momento que tomó en Sierra de la Ventana aquella mini-roca en la que creyó ver un rostro humano recibió la inspiración y el privilegio de la que habla Bourgeois. Para quienes como yo no somos expertos en el tema, que cuando miramos y admiramos un trabajo artístico o una escultura podemos decir: me gusto o no me gusto sostengo que los trabajos de Christian están entre las obras que gustan. Seguramente se seguirá superando en su arte y llegará el momento en que la comunidad rescate y valore su trabajo artístico.» Carlos Antonio Gorosito, Ex Intendente Municipal (1991-2015), Saladillo 6 de Febrero de 2021.