Recursos para conservar tu eje

Es bueno no querer más de esto: estar aturdidos, sobreestimulados, acelerados, hipnotizados por el abrumador ritmo del día… Sin embargo, pareciera ser que cada vez más la vida va empujando para que no podamos salir del remolino. HASTA QUE UNO DECIDE HACER ALGO DIFERENTE. Porque, así como se puede estar a solas y lleno por dentro de ruido y de tensión, se puede estar en medio de la muchedumbre, de la autopista o del mercado, llevando el silencio consigo.

Valga una aclaración: no es fácil, y requiere de ENTRENAMIENTO. Sin embargo, es posible. A la mayoría de las personas que buscamos un sentido más profundo para nuestra vida nos toca ser algo así como monjes laicos y silvestres, cuyo monasterio es el mundo. ¿Por dónde comenzar a sembrar la semilla del silencio, para que germine decidida y fragante en cualquier terreno?

Las Tradiciones de distintos tiempos y culturas nos invitan a realizar distintas prácticas que hoy hasta la Psicología ha incorporado como indispensables, no sólo para sostener un equilibrio emocional, sino también para ir viviendo fieles a sí mismos. (De hecho, la Psicología Transpersonal abreva directamente en esas antiguas Tradiciones, apuntando a que la persona pueda cultivar lo más sano de sí misma.)

Mañana enumeraremos cinco ítems, como para agendarlos y darles lugar en nuestra vida cotidiana…

Virginia Gawel