Shenpa ¿Estás mordiendo el anzuelo?

Una etapa que termina, una pareja que se disuelve, los hijos que se van de la casa, amigos que quedan en el camino, cambios en nuestro cuerpo, en nuestro entorno, en nuestro trabajo… Algo muy dentro nuestro quisiera que todo se quedara quieto; así estemos anhelando el cambio, le tememos (¡y mucho más cuando no lo anhelamos!) Pero la vida es impermanencia. Y esa impermanencia es, curiosamente, la que, si trabajamos sobre ella, puede vincularnos con algo inmutable que es nuestro núcleo.

En la psicología del Budismo Tibetano hay una palabra para definir parte de lo que nos sucede ante este tipo de situaciones: shenpa. El concepto occidental que más se le aproxima es “apego”. Pero como a los tibetanos les encantan las metáforas, insisten en que la traducción implicaría imágenes como la de “sentimientos pegajosos”, “quedar enganchado”, implica un sentimiento de urgencia. Urgencia por controlar al otro, urgencia por disimular el paso del tiempo (cuando nos apegamos a una etapa, un cuerpo que ya no tenemos, un rol que ya no cumplimos), compulsión por actuar de un modo que nos es habitual (sentimiento muy similar al de requerir una sustancia estando en situación de adicción)… Urgencia por lograr que se nos pase la ansiedad del cambio, como quien siente picazón  y quiere rascarse ya, para que se le pase ya.

Cuando realmente abordamos el trabajar con un apego determinado (lo cual es una tarea honda, compleja, dolorosa… y liberadora), lo que estamos haciendo, al intentar una y otra vez soltar, es ser pacientes escultores de nuestro cerebro. Parte del apego está ligado a que las neuronas se han conectado muchas, muchas veces, de una determinada y única manera en relación a aquello a lo que estamos apegados. Al realizar un proceso interno de desapego estamos desactivando ese modo habitual (de allí la palabra “hábito”, aunque sea emocional) con el que el cerebro ha ido funcionando. Con ello, estamos retejiendo conexiones neuronales que ya no se ligarán en forma automática en el repetido circuito de siempre.

De modo que cuando alguien logra soltar, cuando alguien consigue tenerse paciencia en ese largo proceso, lo que ha hecho es modificar su cerebro y, con ello, modificar el modo en que cerebralmente está codificada lo que uno llama “mi identidad”. Sí: la noción de “mi identidad” también implica un conjunto de conexiones neuronales, que van desde el esquema corporal registrado en el cerebro al modo en que nos tratamos día tras día, lo que pensamos sobre nosotros, lo que sentimos hacia nosotros, nuestras creencias sobre lo que somos y sobre cómo deberíamos actuar ante cada situación…

Cuando estamos bajo el síndrome, eso que no logramos soltar está incluido como si fuera parte del mapa interno al que denominamos “yo”. Por eso no lo soltamos: porque sentimos tanto dolor como si estuviésemos por padecer una amputación. Hasta que, si uno trabaja sobre sí, logra ir soltando y, con ello, modificar el concepto de “yo”. Y ver que no hubo amputación alguna: se sigue estando entero, pero de otra manera, aunque eso que ya no está, no esté. En síntesis: cambia la sensación de identidad. Y si lo que hacemos es realmente soltar, estaremos listos para vincularnos con nosotros mismos y con la vida de una manera diferente: libre.

Soltar es un ejercicio para toda la vida, para cada día, en cada pequeño acto. Es estar plenamente vivo, relacionándonos intensamente con lo que hoy somos, con lo que hoy hay, con lo que hoy es, y no con lo que éramos, lo que fue, lo que ya no está.

“Si soltamos, algo morirá. Y precisamente necesitamos que algo muera para gozar del gran beneficio de su muerte. A veces, sin embargo, es muy fácil. Cuando nos embarcamos en este viaje de autodescubrimiento y notamos que hay algo a lo que estamos aferrados, a menudo vemos que no se trata más que de una pequeñez. No debemos enfrentarnos de entrada con lo más grande, porque no podremos. Es demasiado amenazante. Incluso con las pequeñas cosas podemos, aunque sea de forma intelectual, comenzar a ver que el hecho de soltar puede tener una enorme trascendencia, una relajación y una conexión con la suavidad y la ternura del verdadero corazón. Un auténtico gozo emana de esto”.

Como ves, no es necesario sentirse avergonzado por haber mordido anzuelos, ni por estar ahora tratando de soltarlos.

Virginia Gawel *

www.centrotranspersonal.com.ar