ECOS manifiesta su preocupación al HCD por el asbesto en las cañerías y el arsénico en el agua

El grupo Ecos de Saladillo ha presentado una carta en la Secretaría del Concejo Deliberante de nuestra ciudad relacionada con varios temas que motivaron en los últimos tiempos inquietudes de nuestros vecinos referidas al agua potable.

Sr Presidente

Honorable Concejo Deliberante

Dr. Alejandro Armendáriz

De nuestra mayor consideración:

Nos dirigimos a Ud. y por su intermedio a todos los concejales de Saladillo con el objeto de informarle que dadas las dudas surgidas en parte de la población con respecto a la utilización de cañerías de fibrocemento que contienen asbesto para transportar agua potable en nuestra ciudad, decidimos consultar al respecto al Dr. Daniel Verseñazzi, quien se desempeña como bioquímico en el hospital de Paraná (Entre Ríos) y es un reconocido profesional dedicado al estudio de la epidemiología ligada a la ecología urbana desde hace muchos años y que en particular ha seguido muy de cerca la problemática del asbesto a nivel mundial.

Los informes que el Dr. Verseñazzi nos transmitió y que además hizo público en un reportaje que salió al aire por la radio 106 de nuestra ciudad son categóricos.

El asbesto es un mineral clasificado como cancerígeno por la OMS y además los empresarios que se enriquecieron con él, están hoy siendo juzgados y pueden ir a la cárcel por los daños que provocaron en los trabajadores que estaban en contacto con dicha sustancia. Es cierto, nos explicó el Dr. Verseñazzi, que es mucho más frecuente detectar el daño por vía inhalatoria, pero esto no significa que sea inocuo si ingresa por otra vía (por ejemplo la digestiva) ya que puede dañar a cualquier célula de nuestro organismo produciendo entre otras cosas un cáncer.

Por lo tanto, existiendo otros materiales para conducir el agua y basándose en el principio de precaución y en una cuestión ética, el Dr. Verseñazzi, aconseja cambiar todas las cañerías de fibrocemento, sosteniendo que “esas son las verdaderas obras públicas que necesita la gente y las generaciones venideras”.

Por otro lado, en un reciente Congreso Socio Ambiental celebrado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rosario del cual Ecos de Saladillo participó, tuvimos la posibilidad de hablar en persona con el Dr. Verseñazzi, quien por supuesto ratificó todo lo dicho y se puso a disposición de la gente y del Municipio para cualquier consulta.

En otro orden de cosas pero siempre ligado al agua, la ética y la salud, queremos señalar que en el año 2007 a través de una resolución conjunta que lleva los números N° 68/2007 y N° 196/2007, se modificó el límite máximo tolerable de arsénico en el agua potable, pasando de 0,05 mg/lt a 0,01 mg/lt tal cual lo establecía la OMS.

Al producirse este cambio que se incorporó al Código alimentario argentino, todos los pozos de Saladillo quedan excedidos de arsénico como promedio en un 200% y conocidos son los efectos nocivos que este mineral produce sobre la salud de la población cuando está en exceso.

La resolución otorga 5 años para que cada municipio realice las obras necesarias para adaptarse a este nuevo límite máximo y nada vemos que se haya hecho en Saladillo al respecto, aunque este plazo vence en Junio del 2012.

Decimos que también es una cuestión ética porque esta resolución contiene un párrafo que dice lo siguiente:

“La autoridad sanitaria competente podrá admitir valores distintos si la composición normal del agua de la zona y la imposibilidad de aplicar tecnologías de corrección lo hicieran necesario.

Para aquellas regiones del país con suelos de alto contenido de arsénico, se establece un plazo de hasta 5 años para adecuarse al valor de 0,01 mg/lt”.

Obviamente que no queremos que nos empiecen a comparar con otras zonas cuyo contenido de arsénico es notablemente mayor ya que la OMS establece el límite máximo de 0,01 porque por encima del mismo hay daños a la salud.

Éticamente no corresponde conformarse porque en nuestra ciudad haya supuestamente menos afectados que en otras ciudades sino que se debe actuar para adaptarse al nuevo límite y proteger la salud de la gente.

Del mismo modo, insistimos en la necesidad de realizar monitoreo de residuos de agrotóxicos en las aguas en forma rutinaria y no de manera esporádica.

Por todas las razones expuestas creemos conveniente que:

1) El Concejo Deliberante de Saladillo tome las medidas necesarias para instar al Ejecutivo Municipal para que ponga en marcha un plan de recambio de cañerías de fibrocemento.

2) Se convoque a una audiencia pública para que el pueblo de Saladillo se exprese al respecto.

3) Se convoque al Sr. Monetti para que explique cuál es la posición del Ejecutivo Municipal sobre los puntos tratados.

Finalmente, solicitamos a los Sres. Concejales de los distintos bloques, dada la importancia que el agua potable tiene, que exijan respuestas concretas rápidamente.

Sin otro particular y poniéndonos a su entera disposición, saludamos a Ud. muy atentamente.

ECOS DE SALADILLO

RENACE