Los ingleses, las Malvinas y el patrimonio histórico de Saladillo (Por Alejandro Mariotto)

Desde 1982 Gran Bretaña se niega a discutir la cuestión pendiente de soberanía sobre el archipiélago de nuestras islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Más allá del reconocimiento internacional al litigio existente el Reino Unido rehúye al dialogo. Lo hace sosteniendo que para ellos no existe ningún conflicto existente, que el tema de la soberanía ya está definido y que van a respetar el deseo de los habitantes de las islas. No les importa las resoluciones de la ONU, ni las de los demás organismos internacionales, ni la de la mayoría de los Foros de países que, año a año, apoyan el reclamo argentino en pos de iniciar el dialogo pendiente. Ellos saben que de dar inicio a las conversaciones estarían aceptando que el tema si existe, y además corren el riesgo de perder el debate, ya que es insostenible la postura colonialista en pleno siglo XXI. Además cuentan con un poderoso sistema militar de defensa del archipiélago el cual les da la garantía de permanencia ilegal en nuestro territorio, amén de que nuestro país renunció -hace tiempo- al uso de la fuerza. A los argentinos nos produce impotencia, bronca y tristeza esta injusta situación.

Pero si nos ponemos a analizar la situación local, la de nuestra Patria chica, la del Saladillo de 2021, nos vamos a encontrar con una situación similar, salvando las distancias, pero muy similar.

El Intendente José Luis Salomón, el mismo que hace pocos días declaró de “interés municipal” la propuesta de un veterano de guerra de plantar un árbol por cada argentino caído en la guerra de Malvinas. Ese mismo intendente y con los mismos argumentos que utilizan los ingleses, se niega al dialogo en el tema del Patrimonio Histórico y Cultural de nuestra ciudad. Salomón le bajó línea a sus funcionarios y concejales para que no habiliten el debate con quienes defendemos el patrimonio (que somos la mayoría de la comunidad). El argumento es el mismo, “no se toca el patrimonio” repiten cada vez que se los interpela. Así como para los ingleses no existe un tema de “soberanía”, para Salomón y sus subordinados no hay un tema de “patrimonio”.

La normativa municipal vigente ordena a la Dirección Municipal de Cultura la conformación de la “Comisión de Preservación del Patrimonio Cultural de Saladillo”. Está comisión nunca se creó y ante el pedido efectuado por el concejal Marcelo Pereyra -reconocido investigador de la historia local- para que se conforme dicha comisión a fin de expedirse sobre el proyecto de apertura de la avenida Moreno, ya que de llevarse a cabo se destruiría parte del predio ferroviario incluido el andén de la Estación, el presidente del bloque oficialista -el concejal Macagno- respondió que no hace falta su creación ya que de abrirse la avenida Moreno no se toca el patrimonio. Ese mismo discurso tiene también el Subsecretario de Cultura, Profesor Pablo Censi. Discurso obviamente falaz que diseñó el Sr. Intendente para eludir un debate obligatorio, que de darlo no hay dudas que lo pierde. Tanto la cuestión de soberanía sobre nuestras islas australes, como el patrimonio que, de abrir la avenida Moreno será destruido, son temas reales. Los ingleses rehúyen al debate valiéndose en la fuerza militar que poseen. Salomón rechaza el debate valiéndose en la mayoría circunstancial que posee en el HCD. A los saladillenses que sabemos lo que significa el patrimonio, en cuanto a la identidad de nuestra comunidad, nos produce impotencia, bronca y tristeza esta injusta situación.

Si José Luis Salomón de verdad está convencido de que las Malvinas son argentinas, debería aceptar que su inconsulto proyecto de apertura de la avenida Moreno destruye el patrimonio histórico cultural de Saladillo, y debería, al menos, dar el correspondiente debate que una democracia consolidada como la nuestra se merece.

Alejandro Mariotto

DNI 22.671.015