Elvira Cortajarena: “Es verdad que la crisis la hemos padecido pero en menor medida que en muchas otras comunidades autónomas”


La Delegada del País Vasco en Argentina, Elvira Cortajarena, en oportunidad de la visita a Saladillo, expresó que ella conoce tres o cuatro “caseríos” (casas grandes) pertenecientes a los diferentes Centros Vascos, pero que si conoce mas pequeños. Consideró que el de Saladillo, una vez terminado, contará con todo el ánimo de todas las mujeres y hombres que han trabajado para su construcción, contar con la experiencia de que un Intendente como Gorosito se sienta implicado en la ejecución de la obra.

Manifestó que hacer un caserío tiene una simbología muy importante. “Es recordar los orígenes, la tierra de donde vienes, la forma de vida, las relaciones de vida, de generar una identificación de la colectividad o que la gente se pueda acercar”.

Comentó que la gente vasca es conocida por la mayoría porque les gusta comer bien pero que también le gusta cocinar y en tal sentido afirmó que el Centro va a ser el ámbito propicio para demostrar sus costumbres y mucho más.

Explicó que el Gobierno Vasco está trabajando con la delegación en tres ámbitos, en la colectividad (para prestar asistencia, apoyo y asesoramiento de todo lo que haga falta), en lo empresarial (para continuar acompañando a las empresas que quieren internacionalizarse) y en la difusión y promoción del turismo de Euskadi (para que los que vayan a Europa sepan que en tres días pueden visitar al País Vasco y apreciar su belleza en todo sentido).

En cuanto a la situación política ante la ETA, especificó que hay una tregua permanente sobre la base de no a la violencia. “Hay partidos políticos que se han creado ya condenando a la violencia y creo que es un paso adelante hacia el fin de ETA. No podemos dejar de lado que ha habido 800 personas muertas y cerca de 2000 con secuelas y secuencias muy graves por los actos terroristas de ETA, pero la realidad es que hemos dado un salto al frente con tres pilares fundamentales, el de condenar la violencia y al terrorismo como un acto que no tiene justificación por ninguna idea, una vida no vale una idea, nadie tiene que morir por las ideas de otro jamás, un segundo lugar es una acción conjunta entre la policía nacional y los cuerpos de la Unión Europea y un tercer elemento que es la complicidad de toda la sociedad en la creencia de que el terrorismo tiene que acabar y que ya no tiene ninguna justificación”.

Opinó que la idea de independencia continúa pero que es la minoría y ejemplificó su opinión recordando que en la última elección se constató que la sociedad vasca no es independentista.

Por último se refirió a la situación económica actual del País Vasco diciendo que la crisis también les tocó pero que de igual modo hay una diferencia entre el País y el resto de España. En tal sentido argumentó que la construcción fue el pilar fundamental y el motor de arranque por 10 años y que se iba a acabar porque no iba a quedar más por construir, en cambio en Euskadi el “tejido empresarial” se mantuvo sólido como siempre, seguro y con las mismas tradiciones. “Nuestra actividad económica no ha estado ligada a la rama de la construcción. Es verdad que la crisis la hemos padecido pero en menor medida que en muchas otras comunidades autónomas” finalizó Elvira.