Señora Presidente de la Nación: necesitamos ejemplos vivientes

(Dr. Guillermo Raúl Ni Coló)

Con profundo respeto hacia su persona y a su Investidura Presidencial, me dirijo a usted para manifestarle que tomé conocimiento a través de la prensa que está evaluando presentarse en las próximas elecciones para procurar su reelección como Presidente de la República Argentina. Quiero decirle sinceramente que me gustaría que finalmente su decisión la lleve a decir NO, esa sentencia le haría muy bien al País y a usted. Nuestra querida Argentina está muy deseosa y necesitada de contar con buenos ejemplos. Necesitamos espejos donde mirarnos, necesitamos ejemplos vivientes.

Señora Presidente, inexorablemente su salud se verá afectada si asume nuevamente la más alta magistratura de país. Lamentablemente conoce y sufre por los daños que produce el poder. Una vez finalizado su mandato podría dedicar mucho tiempo a descansar y disfrutar de sus hijos y de su familia. Pronto podría llegar un nieto y disfrutarían de una abuela saludable, inteligente y dispuesta a transmitirle sus conocimientos.

Honestamente, me parece que usted no llegaría al final de un nuevo mandato, básicamente por dos problemas concretos extraídos de circunstancias cíclicas que repite nuestro país: 1°) Seguramente se convertirá en otra víctima de la “guerra” sindical argentina. No la dejarían gobernar en paz y le resultaría imposible co-gobernar con la CGT, y 2°) sería insostenible conservar la paz social durante cuatro años más con la distorsión de la realidad que sistemáticamente indican los números proporcionados por el Indec. Estos motivos podrían provocar serios inconvenientes en su próximo mandato e indefectiblemente por los siglos de los siglos se hablaría muy mal de la gestión de gobierno del Dr. Néstor Kirchner y de la suya, por eso, creo muy favorable que termine el actual mandato y se retire caminando entre la gente. Señora Presidente, necesitamos ex presidentes que recorran nuestro país y el mundo sin temor a ser detenidos por interpol. Un ex presidente que viaje a dar conferencias y mostrar una Argentina creíble y con seguridad jurídica. Siempre que buscamos buenos ejemplos en la política argentina tenemos que recurrir a personas fallecidas, repito, necesitamos ejemplos vivientes. Tenemos dos ex presidentes que cada vez que salen de sus domicilios y hablan, lo hacen para ir a tribunales a declarar ante un juez. Al Dr. Raúl Alfonsín le llegó el merecido reconocimiento del pueblo el día que murió. Conviértase por favor en un gran ejemplo para la democracia Argentina y la recordaríamos como aquella Presidente que sabiendo que ganaría la elección, declinó su postulación pensando en la tranquilidad que ofrece el deber cumplido y la necesidad de fortalecer las Instituciones Democráticas de la República.

Señora Presidente, yo no la voté, tampoco la votaría para que sea reelecta. El amor que usted siente por el General Juan Domingo Perón y por la señora María Eva Duarte, es el mismo que yo profeso por el Dr. Arturo Illía. Somos contemporáneos y desempeñamos pensamientos políticos diferentes, pero a pesar esta divergencia, yo deseo que a usted le vaya extraordinariamente bien en su vida personal y en su gestión como Presidente de todos los argentinos, por eso le pido respetuosamente que no se presente nuevamente, necesitamos ejemplos vivientes.

Que Dios la bendiga y la proteja siempre.

Dr. Guillermo Raúl Ni Coló