HACE 107 AÑOS NACIÓ EN IXELLES (BÉLGICA) JULIO CORTÁZAR.

“JULIO CORTÁZAR SE ENROLÓ EN SALADILLO, MENCIONA A NUESTRA CIUDAD EN SU LIBRO TAL LUCAS (LUCAS, SU PATRIOTISMO) ALLÍ DICE: “DEL PAÍS ME QUEDA UN OLOR DE ACEQUIAS MENDOCINAS… UN CABALLO QUE MONTÉ EN SALADILLO.” SUS LIBROS, SUS ESCRITOS, LA LITERATURA LO HICIERON UN ARGENTINO UNIVERSAL E INMORTAL” CARLOS ANTONIO GOROSITO.

“A muchos años, creo que fue agosto o septiembre de 2005, yo era Intendente Municipal, me encontraba en la ciudad de La Plata y me disponía a regresar a Saladillo. Era habitual que comprase medialunas en la Confitería “París” para acompañar al mate durante el viaje de regreso. En la mencionada confitería me encontré con el Dr. Raúl Alconada Sempé( Vice- Canciller del Licenciado Dante Caputo durante el Gobierno del Dr. Alfonsín),con Alconada Sempé nos conocemos desde los tiempos de nuestra militancia juvenil en radicalismo. Luego de saludarnos y de charlar unos minutos me dice: “ Goro sabías que Cortázar menciona a Saladillo en sus escritos? Hace la mención en su libro Un Lucas, hoy lo estuve leyendo.” Para fue una novedad para mí. Yo sabía que Cortázar se había enrolado en Saladillo lo que implica que alguna relación ha tenido con nuestra ciudad, pero a la fecha no he podido obtener mayor información sobre el paso del gran escritor por aquí. Cuando regresé de La Plata a Saladillo ese día fui a consultar las obras Completas de Julio Cortázar y en su libro Un Tal Lucas ,particularmente en Lucas, su patriotismo y encontré el texto que transcribo: “De mi pasaporte me gustan las páginas de las renovaciones y los sellos de visados redondos / triangulares / verdes / cuadrados / negros / ovalados / rojos; de mi imagen de Buenos Aires el transbordador sobre el Riachuelo, la plaza Irlanda, los jardines de Agronomía, algunos cafés que acaso ya no están, una cama en un departamento de Maipú casi esquina Córdoba, el olor y el silencio del puerto a medianoche en verano, los árboles de la plaza Lavalle.

Del país me queda un olor de acequias mendocinas, los álamos de Uspallata, el violeta profundo del cerro de Velasco en La Rioja, las estrellas chaqueñas en Pampa de Guanacos yendo de Salta a Misiones en un tren del año cuarenta y dos, un caballo que monté en Saladillo, el sabor del Cinzano con ginebra Gordon en el Boston de Florida, el olor ligeramente alérgico de las plateas del Colón, el superpullman del Luna Park con Carlos Beulchi y Mario Díaz, algunas lecherías de la madrugada, la fealdad de la Plaza Once, la lectura de Sur en los años dulcemente ingenuos, las ediciones a cincuenta centavos de Claridad, con Roberto Arlt y Castelnuovo, y también algunos patios, claro, y sombras que me callo, y muertos.” Ahí está el recuerdo a Saladillo, debe haber sido muy importante para el montar ese caballo porque algún significado profundo debe haber tenido en su vida, al recordarlo en su obra. El 12 de febrero de 1984 Cortázar se convirtió en uno de los argentinos inmortales cunado falleció en la ciudad de París. Nos dejó entre tantos este mandato: “Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y que hay que empezar de nuevo.” Siempre podemos reconocer nuestros errores y empezar de nuevo. Cortázar era un soñador, soñaba un mundo mejor. Seamos esa parte de Cortázar soñemos un mundo mejor y actuemos en consecuencia.” Carlos Antonio Gorosito, Ex Intendente Municipal, Saladillo 26 de Agosto de 2021.