Alicia Serdicoff: votar es un ejercicio de libertad y responsabilidad

Sin confianza es muy difícil, prácticamente imposible, toda convivencia.

Actualmente son tantos los problemas que han provocado la ruptura del deber ser, lo bueno, lo verdadero y lo justo, debido a la erosión de la jerarquía de valores que ha hecho eclosión en nuestra sociedad. Es por tan realidad que estamos obligados a actuar coherentemente; por ejemplo cuando nos expresamos con nuestro voto convencidos de participar en la búsqueda de una sociedad superior que posea como objetivo supremo el bien común …

En cuanto a los partidos políticos, en ciertos casos, sus niveles de conducción y hasta en ovaciones, sus militancias deben abandonar egoísmos extremos, que se manifiestan por la búsqueda de la ventaja personal a cualquier precio.

Si aspiramos a cambiar y contrarrestar reiteradas frustraciones con inteligencia y voluntad, oponiéndonos a inconductas sociales agudas, entonces debemos elegir a quienes nos representen como probados emergentes surgidos de la reserva moral que tanto necesitamos.

Para que haya confianza, es preciso que el disenso salga a la luz …

El punto de partida de reconocer que los cambios no constituyen enseñanzas sino oportunidades, previsibilidad y el compromiso con el grupo de pertenencia.

El escenario actual de la Argentina, en general, aparece como envuelto en una densa nube de escepticismo, al igual que sectores de la provincia de Buenos Aires. Es comprensible ya que la población demuestra estar sumergida en la desesperanza, tantas veces engañada, desencantada, necesita del estímulo para participar…

Por lo tanto, lo genuino y valioso debe ser a través del impulso de propuestas inteligentes.

El sociólogo francés Alain Touraine declaró en el año 2006, en ocasión de su visita a la Argentina: «El país tiene que levantarse … Se está pagando caro cierta falta de gestión; no es cuestión de ir más a la izquierda o más a la derecha» … En su análisis expresa su preocupación por nuestra debilidad institucional, añadiendo que el desafío es construir un país a nivel de su historia, de su gente, de sus recursos …

Entonces, pensemos en la importancia y el valor de nuestro voto. Mediremos. Hagamos nuestras las observsciones de Jorge Luis Borges en su obra escrita en 1966 cuando definió, por ejemplo: «Nadie es la Patria, pero todos lo somos». Más adelante expresó, cuando asumió la Presidencia el Dr. Raúl Alfonsín: «¿Qué es ahora la democracia en la Argentina?

Ahora es una esperanza, no un imposible».

Alicia Marta Serdicoff

Ex Consejal U.C.R