GOBERNAR TAMBIÉN FUE VACUNAR

La Ministra de Salud de la Nación anunció las medidas que marcan el principio del fin de la Pandemia. Se liberaron casi todas las actividades que se encontraban prohibidas y se flexibilizaron las restantes.

¿Por qué pudo hacerlo? Veamos:

Argentina despide el invierno con la menor cifra de contagios por Coronavirus de los últimos 15 meses, la provincia de Buenos Aires transita la decimoséptima semana consecutiva de baja de casos y ocupación de camas, mientras que Saladillo reporta apenas 2 casos activos en total.

¿Eso es una casualidad? Para nada. Es el resultado del Plan de Vacunación más grande del que se tenga memoria. Y llegó la hora de ponerlo en valor.

En Saladillo, los números son sencillamente impactantes:

1.- De los inscriptos, ya fueron vacunados al menos con 1 dosis el 97% de las personas con factores de riesgo, el 98% del personal esencial y el 90% de la población en general. 

2.- Con esquema completo de vacunación se encuentran inoculados el 93%, 91% y 82%, respectivamente. 

3.- Saladillo fue declarada «Ciudad Protegida» el 12 de julio pasado, lo que significa que todos los mayores de 18 años pueden acceder libremente a la vacunación con tan solo presentar su documento. 

4.- Desde el 3 de agosto se comenzó a vacunar a los menores de 18 años con factores de riesgo y en breve se comenzará a vacunar a chicos de entre 12 y 17 años sin ninguna patología previa. 

En Argentina, por su parte, los números no son nada despreciables:

1.- En números redondeados, Argentina ya aplicó 50 millones de vacunas: 30 millones de primeras dosis y 20 de segundas. 

2.- Eso significa que alrededor del 90% de los mayores de 18 años ya inició el esquema de vacunación y más del 60% cuenta con el esquema completo.

3.- Si se toma a la totalidad de la población (y no sólo a los mayores de 18), Argentina registra al 65% de sus habitantes con 1 y al 45% con 2 dosis. 

4.- Si a esas cifras se las compara, por ejemplo, con las de los Estados Unidos, donde el 65% de los americanos cuenta con al menos una dosis y el 55% con las dos, se ve claramente que Argentina no está nada mal en el concierto internacional. 

5.- Tanto así, que según los datos que surgen de las publicaciones de “Our world in data” desarrolladas por la Universidad de Oxford -en términos porcentuales y entre los 30 países más poblados- Argentina se encuentra en la novena ubicación en el ranking con más personas vacunadas (con una y dos dosis, respectivamente). 

6.- A su vez, según esa misma fuente, nuestro país es el octavo en cantidad de dosis diarias aplicadas durante la última semana y todo indica que se continuará vacunando a la misma velocidad, ya que aún quedan vacunas en stock y continúan arribando nuevas dosis. 

Para cerrar:

No todo se hizo bien en esta materia. Lo sabemos. En su momento hemos tomado nota de los errores. Y sobre todo: hemos sabido corregirlos. Pero no quedan dudas que el Plan de Vacunación ha estado a la altura de la historia.

Por su parte, sería oportuno que la oposición –la misma que dejó vencer cuatro millones de vacunas en la Aduana durante su gestión- también haga un balance del comportamiento tenido en este tiempo: 

1.- Primero se quejaron que las vacunas no llegaban (aún cuando la escasez era universal). 

2.- Cuando llegaron las Sputnik denunciaron que eran veneno (literalmente: Carrió presentó una denuncia penal contra el Presidente por envenenamiento).

3.- Cuando se comprobó que la vavuna rusa era una de las mas eficaces del mundo, se quejaron porque faltaban  segundas dosis (es decir: porque faltaba veneno). 

4.- Más tarde criticaron que no se había firmado contrato con Pfizer. Y hasta llegaron a sacar cuentas de cuántas vidas se hubiesen salvado si Argentina hubiese cerrado el acuerdo con ese laboratorio. 

5.- Ahora que se firmó con Pfizer, nada dicen. Y guardan silencio acerca del retraso en la entrega de esas vacunas, tal como sucedió antes en casi todo el mundo y tal sucede ahora en la Argentina (cuestión que echa por tierra los cálculos maliciosos de muertes que se habrían evitado).

En conclusión:

Si la salida de la pandemia está cada vez más cerca se debe casi exclusivamente a una razón: los resultados del Plan de Vacunación. Justo es reconocerlo. Y oportuno también. Porque durante la peor Pandemia de los últimos 100 años, gobernar también fue vacunar.