Claudio Kramer, presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas, Luminotécnicas, Telecomunicaciones, Informática y Control Automática (Caadiel), dijo en FM 90 que el recambio de lámparas incandescentes por bajo consumo es fundamental

Claudio Kramer, presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas, Luminotécnicas, Telecomunicaciones, Informática y Control Automática (Caadiel), coincide esta tarde en dialogo con lado B por FM 90 en que “si siguen costando tres pesos (las lámparas incandescentes), podría haber contrabando”.

Con su publicación en el Boletín Oficial, entró en vigencia la Ley 26.473 que prohíbe comercializar e importar lámparas incandescentes de uso residencial a partir de 2011, en el marco del plan de ahorro de energía que es impulsado por el Gobierno nacional.

La norma, que fue sancionada en forma unánime por el Congreso en diciembre último, establece además que “el Poder Ejecutivo Nacional podrá dictar las medidas necesarias para facilitar la importación de lámparas de bajo consumo”. Justamente, en el marco de la visita de la presidenta Cristina Fernández a Cuba, se acordó la provisión de 2,6 millones de lamparitas de bajo consumo que se producen en nuestro país,

Kramer expresó que aproximadamente, el 70% de los hogares argentinos sigue utilizando lámparas incandescentes. Según el especialista, estas bombillas consumen cinco veces más que las de bajo consumo (porque transforman el 90% de la energía en calor y no en luz).

Manifestó que la iniciativa tendría que generar un ahorro significativo en el consumo de energía doméstica, que representa el 12% de lo que se consume a nivel nacional.

Aseguró que las lámparas de bajo consumo duran ocho veces más que las convencionales, y por lo tanto, la ecuación de gasto sería positiva.

Además el precio de estas últimas es muchísimo menor: una de 100 W da la misma luz que una de 20 W.

Precisó que la diferencia entre las luces de bajo consumo y las de leed esta simplemente en la composición de ambas, mientras las de bajo consumo utilizan el sistema de los tubos fluorescentes, las de leed están hechas de productos integrados.

Cree que el recambio e lámparas no solo permitirá un ahorro enorme de energía sino además un consumo inferior que se verá reflejado en las facturas al punto tal que en pocos años lo invertido seria amortizado por el bajo consumo.