Cumplió 90 años Nelida Toscanni de King

????????????????????????????????????

«NELIDA T. DE KING FUE MI MAESTRA DE PRIMER GRADO EN LA ESCUELA N°18. ELLA FUE QUIEN ME ENSEÑÓ A LEER Y ESCRIBIR. QUIEN ME BRINDÓ UN AFECTO Y AMOR CASI MATERNAL. Y TAMBIÉN UNA DE LAS PERSONAS QUE ME ENSEÑO LO IMPORTANTE QUE ES LA EDUCACION PARA LA VIDA DEL PAIS» CARLOS ANTONIO GOROSITO.

 «El domingo 28 de noviembre por la noche cuando ingrese al Salón de Fiestas de «La Casona» una enorme emoción invadió todo mi ser. Allí me encontré con mi maestra de primer grado la Señora Nélida Toscanini de King, que festejaba sus 90 años de vida y yo era uno de sus invitados. Esa invitación sin duda constituyó un motivo de orgullo personal. Casi siempre la voy a saludar para el día del maestro o en su defecto le envió un ramo de flores. No solo fue mi primera maestra, sino que además fue una gran docente, lo sigue siendo, porqué docente se es para toda la vida. Nélida de ascendía italiana  nació el 28 de noviembre de 1931 en la hoy Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Sus  padres eran Andrés  Toscanini y María Josefa Ferri. Fue abuelo Giacomo Toscanini era primo hermano de Arturo Toscanini (25-03-1867,Parma, Italia- 16.01-1957, Riverdale, Nueva York, Estados Unidos), un director de orquesta italiano, considerado por muchos de sus contemporáneos y por muchos críticos de la actualidad como el más grande director de orquesta de su época y del siglo. Nélida Toscani cursó sus estudios primarios en la escuela n° 9 de Villa Urquiza y los  secundarios en el Normal 7 de Bs. As donde se recibió de Maestra.  Luego ejerció la docencia durante tres años en la escuela N°59 de Villa Bosch. Llegó a nuestro querido Saladillo en el año 1951 fue por pocos días docente en la Escuela n°2, durante un año docente en la Escuela n°1 y 20 años en la Escuela  N°18 Gral. José de San Martín donde  además de docente fue Vicedirectora y Directora del establecimiento. Ya en 1953 había conocido en nuestra ciudad al señor Mario King con quién formó su familia. Ingresé a la Escuela n°18  junto con mi hermana Elena en el año 1963, Elena tenía  6 años y yo ocho años. La «señorita Nélida «como le decíamos tenía por entonces 31 años. Yo había ingresado a los 8 años a primer grado por lo tanto recibía de la burla de otros compañeros en los recreo. Nélida fue fundamental en la tarea de contención emocional. Ella estuvo de licencia por maternidad durante unos meses, en ese ínterin yo sufrí un accidente en los juegos de la Escuela. Jugábamos al «trencito» y yo era el último de la fila, caí al suelo y mis compañeros me arrastraron varios metros. La lesión fue en la rodilla. Mi madre intentó una cura «casera» lo que me produjo una seria infección que me tuvo alejado de la escuela durante unos meses. Al no concurrir yo a la escuela tampoco enviaban a mi hermana Elena. Cuando nos reincorporamos a la escuela nuestros compañeros estaban muy aventajados con relación a nosotros. Yo sufría mucho por esa  circunstancia.  Sufría por el hecho de no saber y de no comprender lo que pasaba en la  clase. A poco tiempo de mi reincorporación a la Escuela también se reincorpora Nélida como docente titular del grado (La suplencia de Nélida era cubierta por la docente Florinda Teresa Guillen que también fue nuestra maestra de primer grado). Le expliqué la situación que estábamos pasando, yo tenía muchas ganas de aprender y recuperar el tiempo perdido. De manera que en los recreos la «señorita Nélida» me ayudaba  a recuperar los conocimientos y yo luego  hacía  lo propio en mi casa con mi hermana. Ese acompañamiento casi maternal de la «señorita Nélida» fue de gran importancia en mi proceso de aprendizaje es algo que no he olvidado, no debo olvidar, ni olvidaré. Recuerdo las enseñanzas y las motivaciones de la «señorita Nélida» en primer grado nos hablaba de lo importante que era la educación para las personas. En la aula Gral., San Martín del primer grado de la escuela n°18 nos dijo una vez algo más o menos así : » En esta aula puede estar el futuro Presidente, el futuro Gobernador o el futuro Intendente de nuestra ciudad, cualquiera de ustedes puede serlo por eso es importante educarse».  A mí me quedó muy grabada esa expresión. Veintiocho (28) años después de esa reflexión de la «señorita Nélida» yo fui electo Intendente Municipal de Saladillo por primera vez (año 1991). Hay palabras, hay mensajes de nuestros maestros que quedan grabados para siempre en nuestra memoria. Todas mis maestras de la escuela primaria tuvieron gran importancia en mi vida. Todas me dejaron una enseñanza. La primera maestra cuando además de impartir conocimiento a sus alumnos, da afecto, realiza actos de amor en sus alumnos se transforma en su segunda madre, la madre que tenemos por un rato en la escuela. Eso fue Nélida Toscanini  de King para mí. Fue alguien que me  enseñó a leer y a escribir pero también medio afecto y amor; un afecto y amor casi maternal. Cuando nos saludamos en el día de su cumpleaños número 90 sentí una profunda emoción, esa que se siente cuando nos encontramos con las personas que queremos y que vamos a seguir queriendo mientras tengamos vida. Ella iba recibiendo a cada uno de los invitados y cuando nos vimos nos alegramos mutuamente. En el instante de nuestro encuentro y luego de los saludos me dijo: «El otro día diste una lección de historia», yo le conteste hace tiempo que no doy conferencias y agregó: » Me refiero a una nota  sobre el Día de la Soberanía que escribiste en estos días». Había leído mi escrito para recordar esa fecha. Conversé con ella durante el festejo de su cumpleaños. Tiene una memoria extraordinaria. Recordó muchas anécdotas de varios de sus ex alumnos. Recordaba con precisión mi paso y el de mis hermanos por la escuela y tenía presente a una tía mía llamada Leticia que nos llevaba a la escuela. Esa tía merece en algún momento un recordatorio especial. Pero además conversamos de todos los temas con la «señorita» Nélida: de la Escuela n°18, de sus ex alumnos, de las docentes que fueron sus compañeras durante su paso por el sistema de Educativo, de política y de nuestro Saladillo, que también es su Saladillo, llegó en 1951 y se quedó para siempre en nuestra ciudad.  La memoria de la «señorita Nélida» es prodigiosa no sólo con algunos hechos del pasado, sino de la actualidad. Me sorprendió cuando me mencionó el nombre y número exacto de la calle donde vivo actualmente, lo había estado buscando para invitarme  a su cumpleaños. Debo decir públicamente que me siento honrado por su invitación. Nélida Toscanini de King ha sido maestra de muchos  de nuestros convecinos y convecinas estoy absolutamente convencido que todos ellos piensan igual que yo, que  NÉLIDA HA SIDO UNA GRAN MAESTRA, UNA GRAN EDUCADORA. Y como este escrito tiene la pretensión de tributarle un homenaje por su compromiso con la educación, me tomo el atrevimiento en hacerlo en nombre propio y de todos quienes han sido sus ex – Alumnos.  SEÑORITA NÉLIDA QUIERO QUE SEPA QUE USTED FUE UNA DE LAS PERSONAS QUE ME ENSEÑÓ LA  IMPORTANCIA QUE TIENE LA EDUCACIÓN EN LA VIDA DE NUESTRO PAÍS. Estaré  eternamente  agradecido por sus ENSEÑANZAS» Carlos Antonio Gorosito, Ex – Alumno, Ex – Intendente Municipal (1991.2015), Saladillo 4 de diciembre de 2021.